WHAT'S NEW?
Loading...

Donde hay dolor, habrá canciones


Por Tomas Fonseca (@tomfonseca)
LA COLUMNA

Al comienzo de la temporada, cada plantel y cada institución trazan objetivos de acuerdo a sus realidades económicas, deportivas y estructurales. Pero por las noches, todos, sin excepción alguna y sin entender de camisetas y posibilidades, sueñan con llegar al máximo objetivo: ser campeón. En tiempos de súper profesionalismo, ese impulso amateur siempre esta vigente al inicio del recorrido.

Fecha tras fecha, rueda la pelota. Con su vaivén, oscilan entre el éxtasis y la cornisa, dirigentes, hinchas, fanáticos, cuerpos técnicos, jugadores e ídolos. Sin embargo, un silbatazo final, terriblemente esperado, llega. Todo se detiene, y un buen día, la diosa del viento besa el pie de un grupo de jugadores, y de eso beso nacen los campeones . La alegría sublime, anhelada, pero siempre mirada de reojo, se hace cuerpo.

Solo un conjunto logra plasmar el esfuerzo y el trabajo de todo un año en un titulo o un ascenso.

En los últimos días, dos equipos lograron dar la vuelta olímpica y saborear las mieles de la victoria. Douglas Haig en el Torneo Argentino A, con Crucero del Norte de Misiones peleándole hasta la ultima jornada y Fénix en la Primera D, con Argentino de Quilmes pisándole los talones, llegaron a la gloria deportiva.

Douglas Haig, y la ciudad de Pergamino, vuelven al Nacional B después de 13 años. La complicada y kilométrica empresa que lo deposito nuevamente en ese lugar de privilegio se dirimió en el Undecágonal Final. Allí, el “Fogonero” ganó 6 partidos, empató 3 y perdió solamente 1, contabilizando 21 puntos.


El “Cuervo” vuelve a la Primera C tras jugar solo una temporada en la última categoría del futbol de AFA. La campaña de los de Pilar, cuando aún resta un partido por disputarse, incluye 20 victorias, 10 empates y 3 derrotas, sumando un total de 70 puntos.

Nuevos horizontes, proyectos y objetivos se avecinan para los campeones-ascendidos. El fútbol vertiginoso que le da tintes de urgencia a todo, obliga a pensar de inmediato en la temporada 2012-13, pero para los clubes y los jugadores campeones, el título obtenido, quedará cristalizado para siempre en sus historias.

Tomas Fonseca
Jugador de Colegiales
Estudiante de Comunicacion Social UBA

0 comentarios :

Publicar un comentario