WHAT'S NEW?
Loading...

LA MAQUINA VIOLETA

Fernandez empezó a marcar el camino para la fiesta. (Foto: Villa Dalmine Oficial)


Por @SebasLuduena

Villa Dálmine le ganó 3-1 al Deportivo Morón y no solo eso, sino que lo atropello con una clase de fútbol. Fue fiesta Viola en Campana!

Los dos equipos llegaban muy bien, bajando rivales complicados en el camino y metiendo muchos goles. Moron entonado tras ganarle con autoridad a Estudiantes y empezando a ponerse la pilcha de candidato. Dalmine venia de derrotar 3 a 1 a Tristan Suarez, otro rival que por incorporaciones pintaba para más. Así, el Viola afirmaba su condición de sorpresa del torneo.

Apenas sonó el silbato, los jugadores de Dalmine salieron disparados como perros de caza tras la pelota desde el primer minuto. Moron no podía respirar, no encontraba espacios y se no hallaba en el partido y por eso sufría y mucho con la movilidad de Esteban Gonzalez que de nueve solo tiene el numero en la espalda. El delantero Gonzalez se movió por todo el frente de ataque y el Gallo no podía ajustar sus marcas, Salvatierra esperaba y pivoteaba en el área, no pudo mojar porque en la primera etapa Cristian Gonzalez le ganó el mano a mano. Además, Sanchez llegaba por derecha y cambiaba de lado con el interesantisimo Renzo Perez que se comía la cancha en velocidad y en movimientos con y sin pelota a las espaldas de Cabrera y Juarez.

El Gallo resistía, solo resistía porque no podía proponer juego, su rival lo dominaba pero el fútbol es impredecible y en una jugada aislada Wanchope Abila peleó una pelota al borde del área grande, la ganó y centro para Akerman que atropelló y convirtió el gol con digamos la ingle. Moron aguanto como pudo la ventaja y se fue al descanso con la mínima diferencia.

En el complemento, Dalmine salio como en el minuto cero, a cazar al rival y nuevamente dominaba el partido, Fernandez apareció en una subida y con un cabezazo ponía el empate. A partir de ahí, el equipo de Daniele se empezó a caer a pedazos y el de Walter Otta a armar la fiesta. Vendría el segundo de penal tras una dudosa jugada, Gonzalez lo cambiaria por gol cruzando el remate. Moron fue a buscar la heroica pero solo dejó más grietas de las que tenia y de contra, Dalmine lo mató, pase largo para Salvatierra que le ganó en carrera a Juarez y Otermin, amagó ante la salida de Migliardi y con un tiro a colocar al palo derecho del arquero decretó el 3-1 final.

El equipo de Otta demostró que con trabajo a largo plazo y con conceptos muy claros, se pueden obtener resultados sin importar la categoría y pinta para hacer una gran campaña en la B Metro. Una vez mas, el DT tiene material para darle cuerda a su maquina violeta.


0 comentarios :

Publicar un comentario