WHAT'S NEW?
Loading...

RADIOGRAFIA FUTBOLISTICA: ASI JUEGA BANFIELD




Por Tomas Fonseca - @tomfonseca

Reseña general introductoria:

Tras coronarse campeón en el Apertura 2009 de Primera División de la mano de la dirección técnica de Julio Cesar Falcioni, nadie imaginaba que tan sólo un puñado de temporadas después, la institución del sur del Gran Buenos Aires quedaría condenada al descenso al Nacional B en el cierre del año futbolístico 2011/2012. Un paso del éxtasis a la agonía muy difícil de digerir, que encuentra sus razones no solo en el mal desempeño deportivo, sino también en los problemas institucionales y políticos en los cuales el club se vio envuelto en el último tiempo.

Por su pasado reciente, en el cual, además del título antes mencionado, podemos incluir el subcampeonato en el Clausura 2005 y haber llegado a cuartos de final en la Copa Libertadores 2005, entre otros logros, sumado a su rica y vasta trayectoria en Primera División, hacen del “Taladro”, al inició del certamen 2012/2013 de la segunda división del fútbol argentino, uno de los grandes candidatos al ascenso. 

El Club Atlético Banfield, a través de su reorganización institucional y con la contratación de refuerzos de jerarquía para la divisional, sumado al hecho de haber retenido jugadores de renombre, salta a los diferentes campos de juego en pos de la obtención del máximo objetivo: El retorno rápido a la elite del balompié de AFA.  La vuelta pronta es una prácticamente una obligación.

DT: 
Para el operativo retorno, la dirigencia del “Taladro” optó por Daniel Garnero como entrenador del plantel profesional.

La Comisión Directiva acudió por el ex director técnico de Arsenal, Independiente y San Martín de San Juan apelando a su conocimiento de la categoría y a los resultados obtenidos en la misma (Ascendió desde la BN a Primera División con el conjunto cuyano vía Promoción, al derrotar en junio de 2011 a Gimnasia de La Plata). También se inclinaron por él, debido a su propuesta futbolística. Apunta al juego asociado, a priorizar la tenencia de la pelota para encontrar el espacio y romper por las bandas, momento donde el equipo adquiere la mayor dinámica y en donde mas punzante se transforma.

En la “foto” inicial, el equipo de Garnero forma con un 4-4-2, que lejos esta de ser tradicional, cerrado y estático. En ataque, impera la flexibilidad. Si lo intentamos definir en “números”, se busca pasar del 4-4-2 a un 4-3-1-2.  Fundamentalmente quien rompe el esquema y se viste de enganche es Matías Díaz. El ex Defensa y Justicia, de paso fugaz  y sin debut por San Lorenzo, comienza en la banda izquierda, pero intenta terminar las jugadas por el centro, dándole juego a los laterales, que pasan consta y alternadamente al ataque, al volante por derecha (también vertiginoso en su carril) y de generarle ocasiones de gol a los puntas. 
El triangulo compuesto por los centrales Marcelo Mosset y Rubén Zamponi y el volante tapón Cristian Leiva, desde su experiencia y firmeza, buscan entregarle seguridad y solidez al equipo. Desde esa zona se intenta mantener el equilibrio defensivo, para poder desordenarse con orden en la faceta ofensiva.

Arquero: 
El descenso de Banfield condenó a Lucchetti, histórico arquero del club, a continuar su carrera en otras latitudes. La responsabilidad de cuidar los tres palos del cuadro “albiverde” recayó en Pablo Santillo. De 30 años, y con recorrido en el ascenso (Atajó en Chacarita y Atlanta) y en el exterior (Barcelona de Ecuador en 2008/2009), con un paso por Racing Club, y ya habiendo estado 3 años en el “Taladro” (del 2005 al 2008),  lo encuentran maduro y con experiencia para ser el “1” del equipo de Garnero. Entre sus características mas destacadas hay que mencionar su agilidad de piernas, su pegada y su personalidad. No gratuitamente se ha ganado el apodo de “loco”.

Defensa:
El fondo tiene una línea de cuatro hombres. Los laterales tienen la orden de pasar al ataque y es por eso que en las bandas se ubican marcadores de punta con oficio y no centrales.

La zona derecha de la defensa la han ocupado Galarza y Zarif, ganando el puesto en lo últimos partido el ex Nueva Chicago y Rosario Central. Entrega desborde, ida y vuelta y lanzamiento de centros precisos, además de la experiencia de haber jugado mucho en el ascenso y en el Nacional B.

Los centrales son Marcelo Mosset, histórico defensor de Unión de Santa Fe y Rubén Zamponi, a quien Garnero trajo desde San Martín de San Juan, donde lo dirigió y lo tuvo casi siempre como titular y caudillo de su defensa. Ambos conforman una zaga difícil de roer para cualquier delantera rival. Brindan un excelente y potente juego aéreo, y lo aguerrido signa sus rendimientos. 

Como lateral por izquierda, la mayoría de las veces ha jugado Marcelo Bustamante, y su recambio ha sido Ariel Broggi. Ambos marcadores de punta formados en la cantera de Vélez Sarfield conocen a la perfección la posición. Mientras que Bustamante ofrece mayor marca y esboza una gran pegada de media y larga distancia, Broggi es más dinámico y es un lateral mas de ataque que de defensa. Desde el sector izquierdo es donde el volante por esa zona rompe para convertirse en enganche, y dado esto, es que el entrenador viene priorizando jugar con Bustamante, buscando tener mas cubierta un área que se desprotege cuando se ataca.


Mediocampo:
El sector medio inicia con una línea de 4, pero se puede decir que la misma es “mentirosa”. Matías Díaz, desde la banda izquierda, es el encargado de quebrar esa disposición táctica, disfrazándose de creativo y de generador de juego. En los momentos que este jugador ha mermado en su rendimiento, o el desgaste físico no le ha permitido continuar con este desdoble en su función, es Pablo López quien lo ha sustituido. El ingresó asiduo en diversos partidos del enganche, de último paso por Huracán de Parque de los Patricios, denotan la postura táctico-ofensiva del “Dany” Garnero. La intención de tener en todo momento a alguien que arme el circuito futbolístico, es uno de los conceptos nodales que está impregnado en el andamiaje de Banfield.

El “doble cinco” posee una mixtura interesante. Esta integrado por Cristian Leiva, el encargado primordial de los relevos, el orden y la recuperación, e Iván Pérez, el zurdo de exquisita pegada, quien a través de su técnica individual maneja la distribución de la pelota del equipo. La gestación del fútbol del “Taladro”, en gran medida, pasa por su pie y por su visión de juego.

El puesto de volante derecho es propiedad de Lihué Prichoda. El mediocampista de 23 años es el número ocho ideal para el esquema del conjunto del Sur. Dinámico, profundo, con oficio en la posición a pesar de su edad, arma un tándem picante y veloz  Omar Zarif, cada vez que este se suma al ataque. El andarivel derecho banfileño es eléctrico y peligroso para cualquier adversario. Prichoda es uno de los principales responsables en tirar la mayor cantidad de centros posibles para que los delanteros de área tengan muchas y varias opciones de gol.

Delantera:
Llegó al Florencio Sola el reconocido goleador Andrés Silvera. El jugador oriundo de Comodoro Rivadavia es, sin dudas, una de las grandes contrataciones que se realizó en el pasado mercado de pases de la divisional. La dirigencia hizo un esfuerzo económico importante en pos de incorporar al delantero de 35 años con el objetivo de prácticamente asegurarse una importante cantidad de goles en el torneo. Enorme definidor, gran cabeceador y con mucho olfato para convertir, sobran las palabras y los adjetivos calificativos positivos para este nueve de área  tan destacado y reconocido en nuestro fútbol.

Lo secunda en la ofensiva Andrés Chávez. El juvenil de 21 años, surgido de la cantera de Banfield, no sólo es futuro, sino que también es presente. Potente, atrevido y goleador, ya había mostrado cualidades destacadas en el último paso de Banfield por Primera División, y para este comienzo en el Nacional B, Garnero no dudo en darle la confianza y la titularidad para que se convierta en un jugador indiscutido dentro del equipo.

La experiencia y la segura cuota goleadora que aporta Silvera, combinada con el atrevimiento,  la fuerza y el empuje del joven Chávez, hacen de la delantera de Banfield una de las más poderosas (y atractivas para ser vistas) del Nacional B.  A su manera, y con características diferentes, los dos son referentes de área, he intentan concretar toda el desarrollo de fútbol gestado por el equipo. La misión (y también fortaleza) de la dupla ofensiva esta fundamentalmente circunscripta al sector centro del ataque.



Tomas Fonseca
Estudiante de Comunicación UBA
Jugador de Cipolleti de Rio Negro

0 comentarios :

Publicar un comentario