WHAT'S NEW?
Loading...

MATE PARA TODOS




Por Tomas Fonseca

“El fútbol tiene la significación de una guerra sin muertos, pero con conflicto. Con drama, con reflexión e ironía. Y amalgama a la familia, cosa que no consigue la política.”Osvaldo Soriano.

Llegando el cierre del año y rumbo a la culminación de la primera mitad de los torneos, encontramos que la Primera “D” tiene un líder único y absoluto, el Club Atlético Argentino de Quilmes.

Tras quedar en las puertas del ascenso la temporada pasada, cuando perdió en la Promoción con Luján, “El Mate”, lejos de caer en el ostracismo que muchas veces invade a las instituciones luego de buenas campañas que no encuentran finales felices, nuevamente se ha erigido como uno de los grandes candidatos para lograr el título de la quinta división de los clubes afiliados directamente a AFA y con ello el ascenso.

Bajo la conducción técnica del “Bufalo” Guillermo Szeszurak, Argentino de Quilmes, uno de los equipos decanos de nuestro fútbol (el pasado 1° de diciembre cumplió 113 años de existencia), viene pisando firme y pregonando un juego atractivo que lo ubica en lo más alto de la tabla de posiciones.


Cuenta en su haber con 37 puntos, producto de 12 victorias, un empate y 4 derrotas. Registra 27 tantos a favor, lo que lo convierten en el conjunto más goleador de la divisional y ha recibido tan sólo nueve goles, situación que lo coloca segundo en el rubro conocido como “valla menos vencida”. En esta estadística, es superado exclusivamente por Ituzaingo, que concedió siete anotaciones. El goleador del equipo quilmeño es el experimentado delantero Diego Leguiza. Con vasta trayectoria en el ascenso, el ex Atlas y Acassuso, entre otros, lleva convertido siete goles y con seguridad será uno de los serios pretendientes y aspirantes al galardón de máximo artillero de la categoría.

Es de suma dificultad la reyerta futbolística a la que se enfrenta Argentino de Quilmes en la última categoría del fútbol argentino. La disputa, feroz y atractiva, se dirimirá con seguridad en un final cerrado, a tono con el desarrollo que se da fecha a fecha en este campeonato.

Donde los jugadores además de futbolistas suelen tener cambiar los pantalones cortos y los botines por disfraces de otros oficios. En campos de juegos que no se encuentran en las mejores condiciones y que obstaculizan y mucho la posibilidad del buen y vistoso juego. Con estadios que se transforman en reductos de difícil aventura cuando se buscan los tres puntos de visitante y donde los presupuestos brillan por su austeridad. ¿Podrá “El Mate”, el único club argentino que descendió a la Primera D habiendo llegado a participar de la Primera División (1939) coronarse campeón y al menos hacerle un guiño (y por que no también una caricia) a aquellos viejos tiempos de gloria? ¿Logrará reencontrarse y reconciliarse con lo que su historia indica en sus páginas mas doradas? El presente da buenas señales. La propuesta futbolística, como así también los resultados y el andar matemático del equipo, son indicios alentadores de cara a la mitad de la temporada que aún resta por disputarse. 

0 comentarios :

Publicar un comentario