WHAT'S NEW?
Loading...

¿EL VASO MEDIO LLENO O VACIÓ?






“No me dejan entrar a Japón porque consumí drogas, pero dejan entrar a los yanquis que les tiraron dos bombas atómicas” – Diego Armando Maradona.

Por @tomfonseca

Hacía el crepúsculo del certamen de la Primera B Metropolitana, podemos afirmar que el cuadro de situación para cada uno de los equipos esta claramente definido.

Cuando el torneo aún no había arrancado oficialmente e imperaba el tiempo de los pronósticos y los análisis a priori, eran unos cuantos e importantes los equipos a los cuales se los etiquetaba como candidatos. Por presupuesto, refuerzos, historia, hinchada y renombre tanto en la categoría como en todo el ámbito del fútbol nacional, dicha consideración estaba correctamente fundada. Pero cuando la pelota empezó a rodar, los vaticinios no se vieron en absoluto refrendados y estallaron por los aires.

Vislumbramos en la recta final de la tercera categoría de AFA a determinadas instituciones con los objetivos no concretados, los sueños hechos añicos y por sobre todo con una gran desilusión que signa sus presentes.

Son varios los cuadros contemplables en este camino descendente, que tuvo su inicio con pretensiones de ascenso y que la actualidad deportiva los lleva a tener que conformarse con entrar al Reducido o simplemente con mantener la categoría.

Platense, cuando el campeonato todavía era “joven”, se encumbró en la tabla, pero luego, con el correr de los partidos, fue decayendo en su nivel y en las posiciones, situación que desembocó en la salida de Espina como director técnico. Desde su sexta colocación con 47 puntos, y a 10 unidades del líder Atlanta, su expectativa esta depositada en ingresar al Reducido y buscar el segundo ascenso. Actualmente se encuentra a un punto de Villa San Carlos, último equipo que estaría clasificando al torneo “petit”.

Temperley es uno de los muchos casos de aquellos equipos que están inmersos en la “doble pelea”.  Por un lado, la del descenso. Penando con el promedio. Por el otro, la del ascenso. Más por historia y por necesidad del hincha que por realidad futbolística. Con 44 puntos en su haber esta cumpliendo una campaña aceptable en lo que a la conservación de la divisional se refiere y busca llegar cuanto antes “la meca” de la tranquilidad de los 50 puntos. Pero en lo que confiere a los anhelos de disputar los lugares de vanguardia, las unidades recolectadas no son suficientes, hecho que desembocó en la salida de Della Picca como conductor “Gasolero”.

Deportivo Morón deambula la mitad de la tabla con 39 puntos con bastante pena y remotas oportunidades de gloria. Daniele dimitió en su cargo, en un certamen que por presupuesto debería haber tenido al “Gallo” como serio animador. Pero los malos resultados y el andar irregular del equipo, hicieron nuevamente la tristeza acaparé la zona oeste del Gran Buenos Aires. La salvedad y la nota positiva la otorga el siempre presente Damián Akerman. El histórico delantero es el máximo artillero del campeonato con 22 goles en su cuenta.

Otro equipo con pasado en Primera División, Los Andes, también esta realizando una magra temporada. Siendo uno de los cuadros que mejor se reforzó, se ubica lejos de los puestos de Reducido con los 37 puntos que tiene, y el objetivo primordial se depositó en mantener la categoría. Gusto a poco para el equipo de Lomas, pero en lo concreto, es lo que hoy le toca afrontar. Esta a 11 puntos de San Telmo, quien estaría siendo el segundo descendido a Primera C. Una distancia todavía prudencial, pero que no le brinda total tranquilidad al “Milrayitas”.

Más comprometido es el presente de Tristán Suárez. El “Lechero” suma 36 unidades, y más allá de haber dado un interesante golpe en la Copa Argentina eliminando a Patronato de Paraná, no logró aplacar el tirante y flojo momento en la B Metropolitana. El descenso preocupa y mucho. A tan solo 6 puntos de San Telmo, no solo el “Candombero” puede ocasionarle un dolor de cabeza. Central Córdoba de Rosario, si empieza a encadenar buenos resultados, al dividir por una temporada, puede hundir vertiginosamente en el descenso al conjunto oriundo de Ezeiza.

Para el cierre, emerge acaso el club paradigma de la temática desarrollada en estas líneas: Defensores de Belgrano. Se armó para lograr el ascenso que se le viene negando por muy poco hace varias temporadas. Con el retorno de Gabriel Pereyra tras su paso de 7 años por el fútbol azteca, sumado a muchas y rimbombantes contrataciones (Nahuel Fioretto, Carlos Bangert, Gustavo Toranzo entre otros) se erigía como el candidato casi natural no solo a subir de categoría sino también a ser campeón.  Pero nada de lo esperado ocurrió. Está anteúltimo con 29 puntos y la culminación del torneo encuentra al equipo de “Cachin” Blanco intentando sumar la mayor cantidad de unidades posibles en una campaña que con seguridad comprometerá al club con el descenso en las temporadas venideras.

Cada club es conocedor de su situación y del panorama que deberá abordar en las jornadas de cierre de la Primera B Metropolitana.

El desafío esta puesto en sortear el tramo de cierre de la mejor manera posible. El deseo esta puesto en que la temporada concluya cuanto antes en pos de poder barajar y dar de nuevo.

Cuando el torneo acabe y se la hora de los balances. ¿Quién habrá quedado más lejos de sus objetivos? ¿Quién contará con más desilusiones que alegrías en su derrotero final? En breve lo sabremos. Nadie quiere llevarse ese opaco galardón.  


0 comentarios :

Publicar un comentario