WHAT'S NEW?
Loading...

Darío Mendelsohn, Fundación El Futbolista: “Un dirigente me ha llegado a decir ‘ustedes no nos sirven porque hacen pensar a los jugadores'”



Darío Mendelsohn

Por EzeKilmot

La Fundación El Futbolista es una institución creada en 1991 por ex jugadores cuyo fin es preparar a los deportistas para el día después del retiro. Allí  pueden  formarse y educarse en otras áreas para que una vez llegado el final de sus carreras, continúen la vida sin problemas.


Financiada íntegramente por Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA), se ha convertido en un verdadero centro de estudios y capacitación para futbolistas. Todos los años recibe a cientos de jugadores -profesionales y amateurs- que buscan aprovechar las muy variadas posibilidades de formación disponibles.

El Licenciado en Psicología Darío Mendelsohn es uno de sus máximos referentes. Ocupa el cargo de Coordinador de Programas y Proyectos, y es un especialista a la hora de hablar de los problemas que enfrentan los futbolistas cuando la pelota deja de rodar.

¿Cuál es el principal motivo que impulsa a los futbolistas a venir acá?

Principalmente te diría que “el día después“. En el caso de los muchachos del ascenso al llegar a los 30 años se van dando cuenta de que el fútbol no les dio todas las respuestas económicas que esperaban y comienzan a pensar qué hacer de sus vidas. Empiezan a tomar conciencia de que tienen que “armarse” para el futuro porque no saben qué va a pasar. Algunos lamentablemente siguen metidos “en la burbuja” y responden “ya veré, dejame disfrutar de mis últimos años”. Les molesta que les hablemos de esto, nos dicen que los queremos retirar, y nada que ver. Nuestra idea es que disfruten de sus últimos años como profesionales, pero sin la urgencia de tener que estirar la agonía porque no saben qué hacer después. A veces alargan sus carreras porque necesitan la plata para vivir, pero otras veces lo hacen porque no se prepararon para otra cosa, y eso es peor. El dinero ayuda, pero no soluciona todo. Tienen que buscarse algo para el día después. 

¿Cuántos futbolistas han recibido ayuda hasta el momento? 

En los últimos cinco años han pasado por acá más de mil jugadores, y en total cerca de dos mil. La participación fue creciendo a lo largo de la historia de la Fundación. Actualmente tenemos transitando alguna etapa educativa más de quinientos futbolistas. Hubo un punto de inflexión en el 2005. Ese año realizamos diferentes estrategias para dar a conocer la institución hacia el interior del mundo del fútbol. Hoy somos mucho más conocidos pero todavía falta, porque lamentablemente nuestro trabajo no vende. Tiene prensa si Riquelme se pelea con Erviti, por darte un ejemplo, pero si decís que Chichizola se recibió, tal vez alguno lo publique, pero en un espacio muy reducido. 

¿Los medios de comunicación tradicionales difunden su tarea? 

La difusión que tenemos es prácticamente nula. Mandamos información y no la publican, y si lo hacen es un pequeño recuadro o unas líneas. Muchos periodistas, reconocidos incluso, nos han dicho que lo nuestro está bárbaro, que merece una nota, pero cuando les mandamos la información no la publican. Entonces nuestra tarea es a pulmón. Vamos permanentemente a dar charlas a los planteles porque buscamos que los futbolistas nos conozcan, apuntamos también al “boca a boca“. Y hemos crecido. Cuando entré a la fundación no llegaban a cien los deportistas que venían a vernos. 

¿Tienen un contacto fluido con los clubes?

En general cuando les explicamos a los dirigentes de qué se trata nuestra tarea tenemos apoyo, pero hay algunas excepciones. Y nos han pasado cosas insólitas. Unos cuantos no nos dejan entrar al club porque para ellos nosotros somos Agremiados, y entonces estamos del otro lado del mostrador. Una vez nos negaron la posibilidad de hacer una charla porque el club en cuestión había tenido un conflicto con el gremio porque no les pagaban a los jugadores, y nosotros “éramos” el gremio, entonces no pudimos entrar. A mí una vez un dirigente me ha llegado a decir “ustedes no nos sirven porque hacen pensar a los jugadores”. 

¿Cómo evalúa el papel de los clubes en la formación y en la contención de los futbolistas? 

Los clubes en general son expulsivos. Si el jugador tiene un problema el club en general lo expulsa. Tienen esa vieja idea de que la manzana podrida les va a arruinar el cajón, entonces tienden a sacarse el problema de encima. Pero existen cambios, lentos para mi gusto, pero los hay. Hace 23 años que trabajo en el fútbol y soy testigo de ellos. Veo intentos de dejar de considerar al jugador como un número nada más. No hay un trabajo bien hecho aún pero si lo comparamos con los últimos quince años, hay un cambio. Y esa variación va de la mano con el cambio de mentalidad por parte de los dirigentes, quienes han tomado conciencia de que en las categorías formativas hace falta gente preparada, capacitada. Hoy en día es habitual que en las inferiores de cualquier institución esté trabajando un ex jugador, generalmente una vieja gloria del club, cuyo único mérito fue haber sido un gran futbolista. Entonces como agradecimiento lo ponen en juveniles, pero no está preparado para la formación. Y tal vez el tipo, con la mejor intención, se manda una macana tras otra por desconocimiento, por no estar capacitado para la tarea. Eso poco a poco está cambiando. 



¿Qué objetivos tienen para el futuro? 

Nuestro mayor objetivo es que todo futbolista tenga otra capacidad desarrollada además de su habilidad para jugar al fútbol. Esa es nuestra utopía. Buscamos ofrecer semestre a semestre más y mejores posibilidades de formación para el futbolista. Decimos, “el fútbol ya lo tienen, entonces el espacio que el fútbol deja hay q llenarlo con otras cosas”. Hoy en día el edificio con el que contamos ya nos queda chico, porque incorporamos constantemente algo nuevo, y queremos seguir creciendo.

La Fundación El Futbolista está ubicada en Avenida Independencia 532, Capital Federal, en la vieja sede de FAA. Todas sus actividades son gratuitas y válidas tanto para jugadores profesionales como así también para juveniles de cuarta, quinta y sexta división. Además cuenta con un programa de becas para estudios terciarios y universitarios al que los deportistas acceden luego de una entrevista con un equipo técnico que estudia cada caso. 




Actualmente la institución otorga la posibilidad de acceder a tres tipos de formación:

Educación Media: 

“Modalidad Adultos 2000”: programa acelerado de educación a distancia. Incluye consultorías semanales con profesores para preparar los exámenes.
“Plan Fines”: programa de educación destinado a personas mayores de 18 años que hayan terminado de cursar sus estudios secundarios pero que aún adeuden materias. 

Educación Superior: 

“Orientación vocacional y ocupacional”
“Becas de estudios terciarios y universitarios”

Capacitaciones: Talleres y Seminarios:

“Instructorado de Fútbol Infantil”
“Cursos de Idiomas” (Inglés, Italiano, Francés y Portugués)
“Computación”
“Cursos de Cocina Restaurant”
“Nutrición en el fútbol”
“Cómo iniciar tu negocio”
“Oratoria deportiva”
“Curso de aprendizaje a distancia”

Carlos Pandolfi, Juan Carlos Touriño y Carlos Alberto Della Savia fueron los “pioneros” que hace más de 20 años acuñaron una idea y la fueron moldeando hasta convertirla en una fundación. Esta idea que rondaba en sus cabezas desde hacía tiempo surgió del simple pero noble deseo de evitar que otros futbolistas sufrieran lo que ellos sufrieron: no contar con otra preparación para encarar “el día después“, no saber qué hacer cuando llega el momento en que la puerta del vestuario se cierra para siempre. 

Para comunicarse con la Fundación El Futbolista llamar al 4362-7160 ó enviar un e-mail a fundacion@agremiados.com.ar

0 comentarios :

Publicar un comentario