WHAT'S NEW?
Loading...

SIN TÉCNICO Y SIN RUMBO

Brindisi dejo el Rojo.


Por @tomfonseca

Comienzo de un campeonato. Se logran sumar únicamente 2 puntos sobre 12 posibles. Han transcurrido tan sólo 4 fechas de 42 y el certamen culmina, allá, en el lejano 7 de Junio de 2014. Todavía hay un largo camino por andar, muy extenso.

Tengamos en cuenta, además, que esta referencia es sobre un equipo nuevo, participando en una categoría que nunca lo había contenido entre sus filas. Es necesario un tiempo de adaptación lógico, un proceso de asimilación a la situación y por sobre todo, aceptación del contexto en el cual se esta inmerso.

Un inicio no deseado, aun que tampoco plausible de ser catalogado como critico. Se pregonará desde algún medio que hay que bajar un poco el copete del exitismo (no por convicción, sino porque es políticamente correcto) y que hay que respetar plazos de trabajo. Todo muy bien hasta aquí.

Pero, el (o los) problema(s) aparece(n) cuando a este panorama empezamos a ponerle nombres y apellido propios. A saber: Independiente, B Nacional, Miguel Ángel Brindisi, Montenegro, Tula, Morel Rodríguez (por citar algunos jugadores, los más referentes por caso), Cantero, Brown de Adrogué, Boca Unidos de Corrientes, Aldosivi, Atlético de Tucumán. Caras, entidades y significaciones que toman mayor entidad en la urgencia del fútbol argentino, con un equipo que no da respuestas en la cancha ni a su historia y donde se vislumbra que el operativo regreso/reconciliación aparece sumamente complejo para el “Rojo” de Avellaneda.

Tras consumarse la derrota por 2 a 1 el sábado pasado por la noche con Atlético, en Tucumán, en un partido que si no hubiese sido por las manos de Diego Rodríguez, hubiese finalizado con una escandalosa goleada a favor del “Decano”, las miradas quedaron puestas, punzantes, en el técnico de Independiente.

Crisis institucional, barra brava, refuerzos buenos pero que dan salto de calidad, presidente cada vez mas afuera del club, etc., quedan por un rato al margen del análisis y otra vez el pedido de la cabeza de Brindisi en su puesto de conducción sirve como elemento para descomprimir. Es verdad que son muchos los factores que inciden para que Independiente este de esta manera y no levante cabeza, penando en un exigente y duro Torneo Nacional. Y se hace lo más fácil al alcance de la mano en pos de “solucionar” y calmar las aguas de ocasión: la salida del DT. Y así fue. Brindisi renuncia de común acuerdo (más que por sus ganas de irse, por pedido-despido de dirigentes haciéndose eco de “la tribuna” – forma de no asumir su propio deseo de no “bancar” a un entrenador, a este entrenador), que junto a Edgardo Martini de Flandria son los primeros técnicos en dejar su cargo en el ascenso, con la siguiente estadística:

Por torneos locales logró una efectividad del 35%. En 14 encuentros disputados sólo triunfó en tres oportunidades, empató seis veces y perdió en cinco encuentros. A esto hay que agregar los encuentros en el marco de la Copa Argentina, donde consiguió un empate (ante Boca Unidos, equipo al cual se venció en definición por penales tras empatar 1 a 1) y una derrota (ante Arsenal de Sarandí por 1 a 0). 16 puntos en 16 partidos. Poco, pero la mayor explicación de su salida responde a que lleva 9 cotejos sin ganar y el equipo muestra una cara para nada deseable en el terreno de juego. Considero incluso que si los números fuesen los mismos, pero al menos se pudiesen rastrear síntomas positivos, ni Brindisi hubiese pensado en irse, ni los dirigentes en irlo.

Independiente es el primer grande que no ganó en sus primeros 4 juegos en la B. Los jugadores emblema y los refuerzos están destacadamente bajo de nivel y sorprende lo grueso de algunos errores tácticos, como por ejemplo el retroceso y el (mal) recorrido de la defensa en el segundo gol de Atlético, convertido por Martín Morel, quien entró solo por la derecha del ataque de Independiente, ante la ausencia del lateral y nadie haciéndole la cobertura o el relevo.
 
Se busca rápido una reacción para enderezar el rumbo y otra vez, con razones reales y otras de maquillaje de situaciones mas profundas, el fusil fue un técnico. La danza de candidatos a suceder en cargo a Brindisi ya es extensa y de lo mas variada.

La necesidad asfixia, la tolerancia se desvanece y la reacción se hace de vital importancia, pero por enésima vez, lo coyuntural tapa lo estructural y quienes están pagando los platos rotos son los hinchas e Independiente institución.



0 comentarios :

Publicar un comentario