WHAT'S NEW?
Loading...

PUNTO PARA ARRIBA

Foto: Prensa Los Andes


Por Mauro Cunto
Los Andes igualó 1 a 1 con Temperley en el Gallardón en lo que fue una nueva edición del clásico del sur. Hubo aproximadamente 20 mil hinchas Milrayitas.
Los clásicos no se pierden, dice un refrán popular del que muchos podrán o no estar de acuerdo. Lo cierto es que así es este Los Andes: no pierde. Es que el de Lomas de Zamora es el único invicto que tiene este parejo y complicado torneo de la B Metropolitana. Arriesga poco, y si bien a la gente no la deja conforme, poco puede quejarse ya que se sigue en la pelea. Y ayer, con un marco espectacular en el Eduardo Gallardón- 20 mil almas-, el conjunto de Felipe de la Riva empató 1 a 1 con un difícil Temperley, también candidato a pelear el torneo y que lo sigue a solo un punto. Y se dice difícil, porque además de ser clásico de barrio y por no perder en ese estadio desde el 2007, el Cele le jugó al de Lomas de igual a igual, le generó más situaciones y pudo vencerlo si hubiera aprovechado las que tuvo de más.
El partido arrancó parejo. Los Andes, como ya viene acostumbrando, monopolizó el balón en la mitad de la cancha, pero se le complicaba en tres cuartos por la ausencia de sus baluartes ofensivos Blanco y Soriano. Por su parte, el Gasolero aguantana con solidez y con la presencia de Brandán y Luis López atemorizaba al local de contragolpe.
Y así llegó el primero: jugada colectiva y definición de Brandán para que empiece otro partido. 1 a 0 para Temperley y la gente de Los Andes que comenzaba a pensar en la cima frustrada. Podía imaginarse que Los Andes iba a intentar ser más profundo, pero contrariamente, al Milrayitas le costó demasiado. No generó peligro, y de contra sufría más de la cuenta. Tuvo suerte que se levantara el telón con la mínima diferencia.
Para la segunda mitad, Felipe de la Riva entendió que necesitaba más desequilibrio en ofensiva. Y así metió a la cancha al habilidoso Oswaldo Blanco. Aquí cambió el partido totalmente. Los Andes fue a todo por el todo, y a los 21 minutos, Noriega, que venía teniendo buena presencia en ataque, colocó un centro al palo derecho de Crivelli y sentenció el empate 1 a 1. 
A medida que los minutos pasaron, ambos se empezaron a amigar con el empate. Los Andes por mantener el invicto y subirse a la punta. Temperley porque un empate fuera de casa y en un clásico tampoco suena tan mal. El partido se esfumó muy caliente por un tumulto que se armó en el cierre del partido, cuando Lamolina expulsó a Quiñónez por un golpe a Blanco. Luego de diez minutos de discusiones, el árbitro decidió reanudar el encuentro con el tiro libre para Los Andes- que podía suponerse iba a intentar llevarse los tres puntos-. Pero ni bien realizado el lanzamiento, el juez pitó final y así terminó el empate en Lomas de Zamora.

0 comentarios :

Publicar un comentario