WHAT'S NEW?
Loading...

Vinieron las malas

Por Mauro Cunto
Los Andes perdió su segundo partido consecutivo, esta vez frente a Tristán Suárez por 1 a 0, y transita luego de mucha ilusión, su peor momento en el campeonato.
A Los Andes no le sobraba nada. Eso se sabía. Pero el hincha de Lomas tenía siempre una pizca de esperanza porque el equipo era sólido en defensa y al tener buenos jugadores, los resultados se daban y animaba el torneo. Alternaba buenas y medias, pero nunca malas. Ahora llegaron las malas. 
Es que el equipo de De la Riva, que venía de perder el invicto en casa frente a Chicago por 1 a 0 en un partido muy pobre, volvió a repetir la mala actuación y esta vez cayó en Ezeiza con un Tristán Suárez que tampoco tuvo grandes cosas positivas. Y eso es lo que preocupa al hincha: si se quiere campeonar, estos partidos se deben ganar como sea. Y así transita este Los Andes, con poco peso ofensivo a pesar de la buena calidad de sus jugadores- palpable en jugadas particulares que rozan el buen fútbol- y con un arrastre de ahora dos derrotas seguidas.
El partido fue similar al anterior: pobre. Los Andes le cuesta ser profundo, y con un planteo desde lo guerrero y áspero, al equipo le cuesta crear peligro, queda expuesto cuando ataca y si no fuera por el buen pie de sus jugadores, la ventaja de Suárez podría haber sido mayor. Tampoco es cuestión de desmerecer, el partido en sí fue parejo y pudo estar para mejor. ¿Por qué ganó el local? Porque a los 33 de la primera etapa, en una jugada colectiva que termina Barrionuevo con caño incluido al último defensor, el delantero saca un remate muy bien colocado al palo izquierdo de Gadliardo que nada pudo hacer.
El partido de ahí en más tuvo poco y nada. Algunas situaciones de cada lado, pero eso, nada. Los Andes intentó un poco con Bebvaqua cuando ingresó en el segundo tiempo, pero lo cierto que no estuvo a la altura de las circunstancias. Probó con centros y más centros, y casi al final se pudo haber llevado el empate en un cabezazo que Ramírez controló con excelente reflejo. Y así se esfumó el partido, con el Milrayitas volcado en ataque pero con pocas- poquísimas- chances serias de igualar. De la Riva tendrá hasta el martes para corregir las falencias. Los Andes recibirá a Colegiales en el Gallardón, con un público que no esperará nada más que una victoria.

0 comentarios :

Publicar un comentario