WHAT'S NEW?
Loading...

PARANDO LA PELOTA



Por Mauro Cunto

Voló el semestre. Llegó diciembre y como siempre los más enfáticos analizadores nos vemos en la obligación de hacer un extensivo repaso lo que dejaron los campeonatos y el panorama de cara a la segunda mitad que en la mayoría de los casos arranca en febrero. En esta ocasión le toca a la B Nacional. Un torneo que tuvo como hecho sorpresa la presencia de Independiente por primera vez en su historia. Y vaya que fue problemática la estadía del Rojo en la B. Quién podrá olvidarse de aquel tres de agosto cuando el Libertadores de América recibía al recién ascendido Brown de Adrogué que le pegaba un cachetazo al Diablo como para hacerlo dar cuenta que lo que vivía no era una pesadilla: era una realidad.
Lo cierto es que lejos quedaron esos tres puntos en cinco partidos para Independiente, porque pudo lograr el utópico objetivo de finalizar la rueda tercero, en posición de ascenso. Y decir ascenso nos releva a los otros dos privilegiados. Banfield es el puntero de la categoría. Tiene 44 puntos y está tranquilo, no cómodo pero tranquilo. Se le supo ver un buen rendimiento, despliegue y contundencia. Tuvo altibajos, claro, pero son parte de la categoría. Si hace las cosas medianamente bien, no escatimemos en decir que puede ser el gran campeón de este año.
Una de las sorpresas de esta temporada, al menos en lo que va de ella es el fenómeno llamado Defensa y Justicia. El de Florencio Varela terminó segundo, y llegó a 41 puntos. Casi que si exageramos un poco, el Halcón sumó en media temporada una gran parte de lo que logró en toda la anterior. El equipo de Diego Cocca fue duro, ‘‘bravo’’ como se dice en la jerga. Con un as de espadas como Lucero en la delantera, el conjunto de zona sur es otro de los grandes candidatos y podría parecer que con un ritmo parejo podría lograr su cometido. Aunque si se va a hablar de sorpresas, sería imposible dejar de lado al Colectivero. Sí, Crucero del Norte. Lo del equipo de Misiones fue impresionante: venía de zafar del descenso en la temporada anterior, y casi que todos especulaban con un desenlace fatal. Pero no, sumó 37 puntos, y estuvo gran parte del torneo en puesto de ascenso, siendo una pesadilla para Independiente que pese a sumar y sumar, nunca lo alcanzaba y tuvo que esperar hasta la última fecha del año para arrebatarle el lugar. Será interesante la propuesta del equipo de Delfino ya que puede ser quien le amargue el 2014 a Independiente. Y atrás viene el pelotón, el de siempre, de donde siempre, pero siempre históricamente aparece alguna sorpresa en la segunda mitad y que no hay que descuidar. Está Atlético Tucumán, Independiente Rivadavia- que lucha en los dos frentes- Instituto y Unión, por ejemplo.

En cuanto a la lucha de abajo, hay un equipo que está en condiciones severamente adversas: el debutante Villa San Carlos que solo acumuló diez puntos y a menos que logre una gran cosecha en la segunda mitad, su destino está casi sentenciado. Y los otros tres lugares hay una interesante lucha. Está Gimnasia de Jujuy, con varios puntos menos que Aldosivi, pero que le viene descontando. Y otro que puede embarrar un poco el mapa es Douglas Haig que con pocos puntos ya está en la zona brava. En tanto, Talleres y Brown se mueven por esa zona, con la ventaja de dividir por una temporada, lo que con triunfos los aleja, pero con derrotas los condena. Será de cuestión en este verano de que los equipos resuelvan sus situaciones en cuanto a contratos e incorporaciones de cara a la segunda mitad en la que se terminan las especulaciones: tres ascienden y cuatro descienden. No es otra la historia.

0 comentarios :

Publicar un comentario