WHAT'S NEW?
Loading...

MADE IN LINCOLN

Foto: Diario Democracia



Por Tomas Fonseca




“Durante mucho tiempo todos le dicen al jugador que cosas debe hacer para convertirse en un profesional. El problema es que cuando le llega la hora del retiro, nadie le explica como dejar de serlo.” – Roberto Perfumo.

El fin de semana pasado se reanudó el Torneo Argentino “A”. El último campeonato que restaba por iniciar de los organizados por el Consejo Federal, vio luz verde en el 2014 con el partido en el cual Estudiantes de San Luis derrotó como local a Unión de Mar del Plata por 3 a 2.

Ese momento señaló que en tan sólo 5 fechas (6 jornadas para algunos equipos con partidos suspendidos) la suerte de las diferentes instituciones de cara a la segunda parte del certamen quedará dirimida. Cuales cuadros obtendrán sus boletos al Nonagonal Final y con ello, la posibilidad de buscar ser campeón de la categoría y consumar el anhelado ascenso a la B Nacional, y que clubes deberán defender la plaza en la tercera división del fútbol del interior vía Fase de Repechaje. Claro está, que de lograr este cometido, podrán perseguir desde la Revalida el segundo ascenso al Torneo Nacional.

Ante este panorama que se avecina, vertiginoso, casi que calificable de fugaz, es que los equipos buscaron, teniendo en cuenta sus coyunturas económicas e intereses deportivos,  reforzarse de la mejor manera posible en el mercado de pases de diciembre. Condición inexorable para poder arribar a los objetivos trazados: algunos clasificar y otros no descender.

En este segundo grupo se inserta Rivadavia de Lincoln. La institución fundada el 22 de marzo de 1915 encara la situación de descenso desde una posición sumamente peligrosa y critica. En 18 fechas disputadas, obtuvo nada más que 6 puntos, producto de una victoria, 3 empates y 14 derrotas. Es la valla más vencida de todo el Argentino “A” con 35 goles en contra y el que menos convirtió, con 11 tantos anotados. (Se incluye a ambas zonas en la estadística)



Es urgente la obtención de puntos para engrosar el puntaje sumado, puesto que terminada la Fase Repechaje (habrá 3 grupos de 5 equipos cada uno en esta instancia), se confeccionará por zona una tabla general de posiciones (suma de puntos de la Primera Fase y de la Fase Repechaje). Los equipos que se ubiquen en la 5º posición de cada una de las tablas descenderán al Torneo Argentino “B” 2014/2015.

El as bajo la mango para superar todos estos pormenores, fue el arribo de Rolando Schiavi. El “Flaco”, de 41 años, regresó al club de su ciudad, el que lo vio crecer y campeonar de la Liga Deportiva del Oeste en 1992 y 1993, para dar una mano en este complicado contexto. Gran influencia en esta decisión, luego de anunciar su retiro profesional al terminar el 2013 luego de jugar en el Shangai Shenhua de China, fue su hermano Fabio, quien asumió la dirección técnica de la entidad linqueña.

Esta incorporación del “Rojo” fue sumamente rutilante y resonante, tanto para la categoría en particular, como para el fútbol argentino en general, teniendo en cuenta la trayectoria y los logros deportivos del férreo marcador central.

Fue ganador de 2 Copas Libertadores, 1 Intercontinental, 2 Copas Sudamericanas, 1 Recopa Sudamericana, 1 Campeonato Gaucho, 3 Torneos Aperturas, 1 Copa Argentina, 1 Torneo de la B Nacional y supo vestir la camiseta de Argentino de Rosario, Argentinos Juniors, Boca (2 exitosas etapas), Hércules de España, Gremio de Brasil, Newell´s, Estudiantes de La Plata, la del ya mencionado club chino y la de la Selección Argentina.

Schiavi viene a aportar su experiencia, voz de mando, personalidad y presencia en uno de los semestres más difíciles de los últimos tiempos para Rivadavia. El deseo es salvar la categoría y utilizar esto como trampolín para una suerte de refundación del club, con objetivos más altos y con un club que se expanda en lo infraestructural, social y económico.

El sueño de los hinchas de ver a uno de sus hijos pródigos de nuevo con la rojiblanca a bastones, se dio el pasado domingo 2 de febrero. Fueron 60 minutos en un amistoso formal y a puerta abiertas, contra la Selección Amateur de la Liga del Oeste. Oficialmente el debut será el fin de semana del 15/2 y 16/2 en el cotejo como locales ante Guillermo Brown de Puerto Madryn.

La expectativa es inmensa. La ilusión también. Pero son varias las interrogantes que se abren con esta llegada: ¿Tendrá un final feliz esta historia donde convergen la necesidad del club de Lincoln y el último paso en el fútbol “grande” del “Rolo”? ¿Podrá aportar todo lo que su bagaje personal y su currículum vitae expresan? ¿Servirá la incorporación como refuerzo de un jugador que en principio solo va a jugar de local, sobre todo teniendo en cuenta que solo dos nuevos fichajes estaban permitidos en este período? ¿O se entusiasmará con el correr de los partidos y se subirá al colectivo para recorrer miles de kilómetros y jugar también de visitante? Se fue Guillermo Suárez, delantero ex Tigre, que emigró a Chile, quedando pocos puntas netos en interior del plantel. ¿Era pertinente y necesario traer un defensor?

Todas estas preguntas irán encontrando respuestas conforme al avance del campeonato. Pero por lo pronto, el “Flaco” pospuso su incorporación al cuerpo técnico de Martín Palermo (aprovechando que actualmente está sin club), se volvió a poner los cortos, y Lincoln y Rivadavia renovaron el espíritu y las energías. 


0 comentarios :

Publicar un comentario