WHAT'S NEW?
Loading...

Tandil es Nacional



“El fútbol es la recuperación semanal de la infancia.” - Javier Marías.

El próximo torneo de la Primera B Nacional tendrá un nuevo inquilino proveniente del fútbol del interior, el Club y Biblioteca Ramón Santamarina de Tandil. Gracias a la victoria por 3 a 1 ante Juventud Unida de Gualeguaychú en condición de visitante, logró ganar el Nonagonal Final, consagrarse campeón del Argentino “A” y consumar el tan ambicionado ascenso a la Segunda División.

Una institución que si bien viene siendo animadora y protagonista de las últimas temporadas de la tercera categoría del fútbol indirectamente afiliado a AFA,  supo estar al borde de la desaparición. Tuvo que refundarse (literal y metafóricamente) y pelear bien de abajo para llegar a este hito histórico.

Instaurado el 20 de diciembre de 2013, el Aurinegro tuvo su momento de mayor ostracismo en los finales de la década del ‘90 cuando se decretó su quiebra, y con ello el remate de sus instalaciones. El cuadro que había sabido participar del Nacional ‘85, se sumió en las tinieblas. Pero gracias a sus hinchas, socios, y jugadores, la institución tandilense logró despertarse ybajo el nombre de Club Social y Deportivo Santamarina, volvió a vivir.

Desde el 2002 a la fecha, iniciando en el Torneo Argentino “B” (por aquel entonces, última divisional en la pirámide del fútbol organizado por el Concejo Federal) fue escalando peldaño a peldaño, no sin vaivenes y mesetas, hasta llegar a su actualidad.

En medio de este camino, logró en 2010 recuperar su nombre original como golpe identitario de suma importancia. En 2011 llegaría a la presidencia Pablo Bossio, hermano de Diego, el titular de la ANSES. Ellos serían los grandes impulsores de un Santamarina ordenado en lo institucional y sumamente competitivo en lo deportivo.

En febrero de 2012, en el marco de la Copa Argentina 2011/2012, se hizo conocer al mundo futbolístico al jugarle de igual a igual a Boca Juniors, campeón del Torneo Apertura 2011. En los 90 minutos fue empate 1 a 1 y finalmente quedó eliminado por penales. Pero la sensación que dejó post partido fue más que muy buena. Todos hablaron del equipo con los colores de Peñarol de Uruguay que puso en jaque al Xeneize Campeón, por aquel entonces, de Primera División.

La vigente campaña, que lo depositó en la B Nacional, inicio con la tempestiva renuncia del “Sapo” Coleoni a la dirección técnica del equipo antes del inicio de la pretemporada en Julio de 2013 (se fue a Central Norte de Salta). Ante esto, los dirigentes buscaron alguien de la casa: Dulio Botella. El entrenador ya había tenido otros ciclos al mando del primer equipo y se estaba desempeñando como coordinador de inferiores del cuadro serrano cuando recibió el ofrecimiento.

Su ciclo fue impecable de principio a fin en lo que a números respecta. Se adjudicó cómodamente la Zona Sur al cosechar 45 puntos en 22 partidos, ganando 13, empatando 6 y perdiendo 3. Le sacó 7 puntos a su escolta Juventud Unida Universitario de San Luis. Esto le dio el boleto al Nonagonal Final, donde se disputaría el primer y codiciado ascenso. En esta etapa siguió con su andar arrollador y se proclamó soberano con 19 unidades en 8 jornadas, producto de ganar 6 partidos, empatar 1 y perder 1. Fue la valla menos vencida. Su arco fue vulnerado únicamente en 6 ocasiones. Gran estandarte en este tópico fue su arquero y capitán Daniel Bertoya. El experimentado guardameta de 39 años fue una de las piezas claves en este equipo campeón. Desde 2011 y con más de 100 partidos en la institución, es uno de los mayores referentes.

Digna de destacar fue la labor de Pablo Vilchez. El ex jugador de Sarmiento de Junín y Racing de Córdoba, entre otros, anotó 17 goles, cifra que lo ubica como el sub líder de goleo por detrás de Zampedri de Brown de Madryn y Villegas de la CAI, ambos con 20 tantos. De esas 17 dianas, 8 fueron en las 8 fechas del Nonagonal. En esta faceta ofensiva también hay que mencionar los 5 goles que convirtió Angel Prudencio, los 4 de Maximiliano Timpanaro y los 3 de Martín Michel, otro de los ya considerables históricos en las filas de Santamarina.

Tras varios intentos fallidos, inclusive con dos finales perdidas en su haber (contra Desamparados en la 2006/2007 y con Patronato en la 2009/2010), el 29 de Abril de 2014 quedará marcado a fuego en los hinchas. En gran número se acercaron hasta Gualeguaychú a pesar de jugarse un día de semana, en horario laborable y con la prohibición de la concurrencia del público visitante. Otros desde Tandil, lo vivieron con sus orejas en las radios y sus ojos en los monitores de computadora, con un streaming entrecortado que le ponía mayor tensión al evento.

En la tierra de la “piedra movediza”, se disfruta y se disfrutará mucho el galardón obtenido. Anhelado, trabajado, es una suerte de caricia y reconciliación con aquellas páginas doradas que parecían haber quedado bajo polvo. No obstante, con la buena (o no) nueva del cambio en el formato de los torneos organizados por AFA, Santamarina quedó tan solo a un paso de la Primera División. El venidero campeonato de la B Nacional durará 6 meses y brindará 10 ascensos a la elite del balompié vernáculo. No será fácil dar un salto tan grande en un periodo tan corto, pero la ilusión y el sueño de recibir a los grandes equipos del país en Tandil, no solo para hacer pretemporadas, está más firme y más a mano que nunca. 

Por @tomfonseca

0 comentarios :

Publicar un comentario