WHAT'S NEW?
Loading...

HAY FÚTBOL MÁS ALLÁ DEL MUNDIAL


“Lograr el éxito sin honor es el mayor de los fracasos.”Vicente Del Bosque.

Todos los focos de interés y de atención están puestos en Brasil. Aludir a la pelota, o a algo vinculado a ella, implica inexorablemente remitirse al Mundial.

Desde aquel (lejano) sábado 24 de mayo cuando River le ganó 1 a 0 a San Lorenzo la Super Final y con la renuncia a la conducción técnica del elenco “Millonario” por parte de Ramón Díaz en el transcurso de la semana siguiente, pareciera que el acontecer doméstico deportivo hubiese sido puesto en stand by. Poco se lee o se escucha respecto del fútbol local.

Cuando se baje el telón y se apaguen las luces del evento FIFA que cada 4 años nos tiene en vilo a todos los argentinos, nuevamente tomará el centro de la escena de forma inmediata lo vernáculo, lo nuestro.  

El semestre venidero, denominado de transición”, empezará su actividad oficial con la continuidad de la Copa Argentina. Torneo sumamente halagado y destacado desde estas líneas, pero que aún contiene grandes problemas de organización, de calendario y de reconocimiento por cierta parte del ámbito futbolístico.

A la vuelta de la esquina de la final de Brasil 2014, a realizarse el domingo 13 de julio y  donde todos anhelamos que en la foto ganadora este la Selección Argentina, la Copa retomará sus acciones en la instancia de 16vos. de final.

Con 32 equipos aún en carrera, el puntapié inicial de esta fase será dado el martes 15 de julio, en el partido que enfrentará a Estudiantes de La Plata (Primera División) con Douglas Haig de Pergamino (B Nacional), en Buenos Aires, y en estadio todavía a designar.

Tras este cruce, y recordando que la clasificación a la siguiente ronda se dirime en tan sólo en un cotejo, todos los días siguientes, hasta el lunes 21 de julio incluido, habrá partidos.
Miércoles 16/7, en San Luis, San Lorenzo (Primera División), que se prepara para disputar la semifinal de la Copa Libertadores ante Bolívar de Bolivia el 23/7 y el 30/7, contra Almirante Brown (descendió de la B Nacional a la B Metropolitana).

Jueves 17/7, en Buenos Aires, Olimpo de Bahía Blanca versus Atlético de Rafaela (ambos de Primera División).

Viernes 18/7, en Buenos Aires, Gimnasia de La Plata (Primera División) ante Argentinos Juniors (descendió de Primera a la B Nacional).

Sábado 19/7, en Buenos Aires, Independiente (retornó a Primera División) contra Belgrano de Córdoba (Primera División).

Domingo 20/7, en San Luis, Racing (Primera División) versus San Martín de San Juan (B Nacional).

Lunes 21/7, en Salta, Quilmes (Primera División) ante Banfield (otro de los que retornó a Primera División).

El martes 22/7 habrá dos encuentros. Newell´s (Primera División) contra Talleres de Córdoba (que descendió al Argentino “A”), con sede a confirmar y Tigre (Primera División) ante All Boys (descendió de Primera a la B Nacional), en Buenos Aires.

El miércoles 23/7 será día de tres partidos. Rosario Central (Primera División) contra Juventud Unida de San Luis (Argentino “A”), en Córdoba. Arsenal (Primera División) ante Instituto (B Nacional), en San Luis. Y, en San Juan, Godoy Cruz de Mendoza (Primera División) versus Defensa y Justicia (recientemente ascendido por primera vez en su historia a la elite del fútbol organizado por AFA).

El jueves 24/7 saltan a la cancha, en Buenos Aires, Veléz Sarfield (Primera División) y Estudiantes de Buenos Aires (B Metropolitana). El viernes 25/7 no hay competencia y el sábado 26 hace su debut en el campeonato Boca Juniors (Primera División) enfrentando a Huracán (B Nacional), en San Juan.

Los 16vos de final concluyen el domingo 27/7 con River Plate (Primera División)  contra Ferro (B Nacional), en Salta y con Lanús (Primera División)  ante Colón (descendió a la B Nacional), en Buenos Aires.

Con la intervención de los equipos de Primera, luego de varias rondas disputadas por los equipos de categorías inferiores en donde se fueron eliminando entre sí y haciendo un filtro meritocrático, la Copa Argentina abre la temporada futbolística y también le da rienda suelta a su Etapa Final.  

Este certamen, que arranca siempre de manera tímida, con bajo perfil y jugándose, con grandes ilusiones y sueños, en los puntos más alejados del interior del país, comienza a adquirir relevancia en estos momentos.

Las instituciones, que muchas veces consideran los partidos como una molestia y una intromisión en su calendario, los empiezan a mirar con interés; con ojos de beneficios. Por un lado, por que aquel que se consagra campeón obtiene una plaza en la Copa Libertadores 2015. Por el otro, debido a los ingresos económicos que repercuten favorablemente en sus golpeadas arcas. Y en tercer lugar, por la posibilidad de “salvar” el año deportivo obteniendo este título en caso de no haber ganado otro o bien para darle mayor status a alguna campaña ya gozosa de las mieles del triunfo.

Por ahora, lento, muy lento, va intentando asomar la competencia nacional. Levanta la mano casi con vergüenza en medio de tanta euforia y efervescencia mundialista.

Pero como el fútbol es voraz y siempre anda ávido, ansioso, sediento de eventos y hechos en pos de rellenar páginas, horas de aire y de pantalla, con velocidad inusitada, nuevamente asumirá el rol protagónico lo argentino en general y la Copa, por ser lo primero, en particular.

Por @tomfonseca

0 comentarios :

Publicar un comentario