WHAT'S NEW?
Loading...

La fortuna también juega

Por Pablo Zaccagnini
UAI Urquiza derrotó 1 a 0 a Sportivo Italiano por la 17ma fecha de la B Metro en la tarde de miércoles en Villa Lynch. La suerte que fue esquiva en otros encuentros para El Furgón, se hizo presente esta tarde para que en casi la única jugada de riesgo que generaron los de Guillermo De Lucca, Ezequiel Vidal marcara el tanto de la victoria. Fueron expulsados Maxi Ferreira y Darío Duete en la UAI y Nahuel Oviedo en el visitante.Sobre el final, con Italiano volcado totalmente en ataque, surgió la figura de Ignacio Pietrobono para aguantar el resultado.
Muchas veces esta crónica contó la historia de un UAI Urquiza que jugaba lindo, que dominaba a su rival y generaba más, pero que se iba con las manos vacías o conformándose con el empate. Hoy, la moneda se dio vuelta. El Furgón fue pura efectividad. Solo alguien que no sepa de fútbol o que estuviera cegado por el fanatismo, podría dejar de reconocer la superioridad del Sportivo Italiano, especialmente en la primera etapa.
Los de Salvador “El Tano” Pasini salieron con un esquema muy ambicioso que le robó la pelota en la mitad de la cancha a la UAI y manejó los hilos durante casi todo el trámite. Alderete, con la 10 en la espalda y mucha movilidad, se juntaba permanentemente con Rojano y Mazzola para cortar el circuito de juego de los de Villa Lynch y tejer el fútbol de un Italiano que era más, y que casi se pone en ventaja con un gran remate de Rojano que se estrelló en el travesaño.
El Furgón no podía encontrar la pelota y así desarrollar su habitual juego de toque y rotación, pero fueron inteligentes y oportunos para aprovechar casi la única que generaron. Córner pasado del “Dudy” Pérez que empalmó de rastrón Maxi Ferreira y el “Eche” Vidal la mandó a guardar con un violento remate. 1 a 0 y un aire de injusticia en el marcador.
Pero en el segundo tiempo los de Willy De Lucca se acomodaron mejor en el campo. El ingreso de Isaac Suárez le dio cambio de ritmo y velocidad a un mediocampo que había flaqueado en la primera mitad. UAI Urquiza empezaba a justificar la diferencia jugando mejor que su rival aunque sin claras situaciones, hasta que llegó la expulsión de Ferreira en el local y todo cambió. La última media hora fue un monólogo del “Azzurro” yendo al ataque, sin orden pero con mucho amor propio y vergüenza deportiva. Metió en un arco a la UAI y allí apareció la figura del partido: Ignacio Pietrobono, un arquero que no hizo extrañar para nada a Matías Cano porque salió con enorme seguridad en cada centro y no dejó escapar una pelota cuando Italiano se vino con todo.
El final encontró a un UAI Urquiza festejando y a un Sportivo Italiano que sintió que había dejado todo pero se iba sin nada. Una historia que conocimos tantas veces al revés.

0 comentarios :

Publicar un comentario