WHAT'S NEW?
Loading...

Vienen y se van

Por Mauro Cunto


Faltan seis fechas para que finalice este generoso torneo de la B Nacional que otorga diez plazas en Primera División y los dos equipos que vienen de la B Metropolitana mandan en sus zonas y se perfilan a lograr el objetivo.

Están los dos primeros en sus respectivas zonas. Hablamos de Nueva Chicago y Temperley, los dos equipos que acaban de ascender de la B Metropolitana y ya están saboreando el bocado de probar la máxima categoría. El del sur es único puntero en la Zona B con 26 puntos, mientras que el Torito de Mataderos comparte la cima con San Martín de San Juan en la Zona A, con mismo puntaje que el Gasolero.
Hay otro dato que comparten y que los hace poner en situaciones parecidas: el equipo de cada zona que en este momento no entraría en el ‘top five’ suma 19 puntos. En la A es Douglas Haig, y en la B All Boys. Esto hace que ambos líderes tengan siete puntos de ventaja y margen por sobre la plaza que los dejaría afuera del ascenso. Estamos hablando de siete puntos de dieciocho que restan por jugar. No es poco.
El hecho trascendental de todo esto es el gran logro que significa para ambos volver a Primera en tan poco tiempo. Es que claro, los hinchas todavía no tuvieron ni tiempo de festejar y asimilar un ascenso a la B Nacional, que ya se están relamiendo por volver a la elite del fútbol argentino.
La pregunta que aquí cabría preguntarse y cuya respuesta no podríamos elaborar con total certeza recae en cuanto a la efectividad del torneo de treinta equipos que se vendrá. ¿Tendrán capacidad clubes como Nueva Chicago y Temperley, que recién se acoplan de un presupuesto y ritmo de la tercera categoría, a jugar un torneo largo a través de todo el país?
Poco importa eso ahora, y menos para los hinchas que lo único que buscan es la felicidad y la gloria, pero cierto es que se convierte en un gran interrogante a la hora de armar campeonatos y reestructuras categorías, con equipos que pasan de una categoría menor a la más importante en tan solo seis meses. El gran reto tan solo está por comenzar, pero claro: será un desafío con gusto a dulce.

0 comentarios :

Publicar un comentario