WHAT'S NEW?
Loading...

El Nacional Federal, bien federal…



Por Mauro Cunto

Parece mentira que estemos ya en el 2015. Dos mil quince, el año de los cambios en el fútbol, dirán algunos. Parece ayer cuando allá por el 2010 empezaban a sonar las –por entonces- locas propuestas de Grondona y Gobierno Nacional por federalizar el fútbol y hacer un torneo para treinta y ocho, cuarenta y hasta cuarenta y dos equipos. Eran locuras, sí. Pero en realidad estaban solo preparando el terreno. La Primera División este año tendrá treinta equipos y el Nacional B será verdaderamente federal. Esta vez sí.
No decimos que esto sea negativo, en absoluto. Y positivo tampoco, ojo. Será simplemente diferente. A ver, tampoco nos volvamos locos: hasta hace unos años, la B estaba dividida en dos tablas (interior y metro) y estaba formada por casi cuarenta equipos en algunas divisiones. Pero ahora es diferente, será muy distinto a lo que estamos acostumbrados. Tengamos esto en cuenta: habrá solo cinco clubes del área metropolitana de Buenos Aires: Chacarita, Los Andes, Ferro, Villa Dálmine y All Boys. Los otros diecisiete son del resto de las provincias y no es un detalle menor teniendo en cuenta que solo en el conurbano bonaerense hay más de diez millones de habitantes, más de un cuarto de la población total del país.

¿Qué tendrá de diferente esta edición con las anteriores, entonces? Sin lugar a dudas lo va a ser la historia que tendrán los duelos entre los equipos que la integran. Hay muchos clubes que se enfrentarán por primera vez entre sí, y nos encontraremos con partidos cuyos equipos tienen nula rivalidad y esto es algo a tener en cuenta. En general, el entusiasmo del hincha promedio radica en el duelo que tiene su equipo el próximo fin de semana, y es sabido que cuanta más proximidad, más rivalidad.

No será el caso de este torneo, que los veintidós equipos están repartidos en muchas provincias. Los habrá de Entre Ríos, San Luis, Mendoza, Tucumán, Córdoba, Misiones, Santiago del Estero, Jujuy, Chubut, Corrientes y Buenos Aires. Y no quiere esto decir que sea un aspecto solamente negativo. La nueva edición de la B Nacional puede llegar para reforzar otros valores, que hasta ahora parecen perdidos. Por ejemplo, que el hincha pueda volver a seguir a su equipo solo por los colores y no por el rival que tenga enfrente o la posición que ocupe en la tabla. Si no hay clásicos o partidos ‘picantes’, acostumbrarse a que simplemente no los haya y punto. Que el equipo del interior pueda convertirse en representante de su provincia a nivel nacional y fortalezca la presencia del fútbol del interior en todo el país, dándole más chances a jugadores que para poder ser vistos tenían que tener mucha suerte.

En cuanto al funcionamiento del torneo no hay mucho para destacar. Siempre las mismas deficiencias teniendo en cuenta que es un torneo demasiado largo y tedioso para tan pocos ascensos (dos) y peligroso por la permanencia ya que muchos arrancan con cero de promedio. Será un punto a tener en cuenta para próximas ediciones, aunque poco a poco el hincha va perdiendo las esperanzas. Por ahora, que empiece el sueño de Primera…



0 comentarios :

Publicar un comentario