WHAT'S NEW?
Loading...

Sueño Milrayitas

Foto: AFA


Por Mauro Cunto

En un partido vibrante y que se resolvió a último momento, Los Andes le ganó 2 a 1 a Patronato en casa y quedó como único puntero de la B Nacional. Sueña Lomas.
Brilló Los Andes otra vez. Y en esta no fue por su despliegue o por su contundencia sino por coraje. Es que el Milrayitas jugó con partidazo con piernas y corazón y logró dar vuelta un resultado en contra que lo dejaba relegado en el campeonato.

Empezó bien jugado el encuentro, con tenencia de pelota de ambos equipos en tres cuartos de cancha. Acosta, Garrido y Diego Jara eran los que dibujaban de Patronato, mientras que Cisterna y Galeano lo hacían en el local. En cuanto a los arqueros, pocas intervenciones pero precisas. Bértoli se lucía tras una chilena de Noriega y luego con una réplica del nueve pero con la cabeza. Gagliardo hacía lo suyo tapándole un zapatazo a Diego Jara.

Se esfumaba la primera etapa con un Los Andes más punzante pero tampoco para tirar manteca al techo: el partido en general era parejo. Pero a los 41, Orfano empuja a la red un rebote que le queda en el área chica tras una ensalada. El visitante se ponía en ventaja con poco hecho en cancha más allá de la inteligencia.

Para la segunda mitad se esperaba a un Los Andes que saliera a comerse vivo a Patronato. Por el contrario, nos encontramos con un Milrayitas con nada más que intensiones. Galeano ya no desbordaba tanto como en el primer tiempo y Patronato se enamoraba lentamente del empate. Fue el ingreso del Chipi Vera lo que cambió todo.

El delantero le dio más presencia en ataque al local y así Los Andes empezó a generar fútbol y llegadas. Con desbordes y asociaciones con Cisterna y los dos delanteros, el Chipi le dio vértigo a las bandas y Lomas empezó a crecer. A Vera se le sumó la figura de Olivares- impresionante el chiquitín- y el de Paraná comenzó a sufrir enserio.  Rondando los 20’ se sucedieron una serie de jugadas que casi anunciaban el inminente empate. Un remate de Vera, otro de Olivares cruzado a colocar que ataja Bértoli, le daban el pie al corner que iba a devenir en gol. Le queda a Walter García en la puerta del área, remata cruzado y adentro: uno a uno.

Los Andes siguió y siguió contra un Patronato desganado, cuasi-vencido. El Milrayitas hizo todo y más para quedarse con los tres puntos, mientras que el visitante se replegó más de la cuenta. Un cabezazo de Figueroa, muchas llegadas inconexas pero riesgosas, hasta que a los 43’, cuando Los Andes era pura garra y corazón, un centro a la olla de Vera pasa a todos por adelante como perdiéndose por el fondo, pero Olivares apareció en el segundo palo y la empujó de cabeza a la red.
Euforia en el Gallardón. Porque Los Andes quedaba puntero. Porque Los Andes sacaba muchos puntos de ventaja. Porque Los Andes dio vuelta un partido con empuje y garra. Porque Los Andes vive un sueño, aún recién instalado en la B Nacional, pero mirando de reojo la Primera.

0 comentarios :

Publicar un comentario