WHAT'S NEW?
Loading...

No le alcanzó el asedio




El Milrayitas repartió puntos con Guillermo Brown en Puerto Madryn en lo que fue realmente un partidazo. Caía por tres goles y finalmente lo empató 3 a 3. Y casi lo gana…

Pintaba para un interesante partido desde el pitazo inicial. Con frenesí, ambos equipos empezaron a decir presente y pisar el área en búsqueda del tanto que abra el partido. Como era de ida y vuelta, desde el vamos se sentía que podía ser un partido de muchos goles, aunque esa noción se iba a ir esfumando con el correr de los minutos.

La falta de efectividad en ese tramo del encuentro hizo que las chances comiencen a escasear, tanto para el local como para el visitante. Para los 30 minutos, el partido ya era un tanto aburrido y esa idea de muchos goles estaba abandonada. Tal es así que recién el primer tanto iba a llegar de un penal: empujón de Segovia en el área y Bottino cobró por ventanilla a los 39 de la primera etapa.
Pero el segundo tiempo nos tenía preparada una sorpresa: en una ráfaga de avances y centros por parte de Guillermo Brown, el local se iba a encontrar con una ventaja impensada. Primero Segovia en contra a los 9’ y dos minutos más tarde Marinucci la clava en la red para un 3 a 0 que podía ser abismal si Los Andes seguía perdido en su nube.

Pero aquí llegó el premio para un equipo que no se cansó de intentar e intentar llegar al gol a como dé lugar. Lejos de enfriar el partido para evitar goleada y papelón, los de Fabián Nardozza salieron a buscar el partido, y en un santiamén, casi lo ganan.

A los 18’ del complemento, con un Los Andes atacando y buscando el área rival llegó el tanto de la ilusión: Jorge Córdoba le da un zapatazo a una pelota que había quedado boyando y la clava en el arco: 1-3. Dos minutos más tarde, a los 20 precisamente, un avance del Milrayitas termina en un disparo de Córdoba contenido por el arquero, y en el rebote, en dos tiempos Noriega la empuja enredado a la red: 2-3

El Milrayitas no hizo otra cosa más que seguir buscando el empate y llegó a los 31’, luego de un claro penal contra Córdoba que se iba al fondo del área para tirar un centro y es barrido imprudentemente. Noriega agarró la redonda y la estampó en el arco para el 3 a 3 definitivo.

Los Andes tuvo quince minutos para dar vuelta el resultado, y vaya que lo intentó, aunque las condiciones ya no eran las mismas y no pudo concretar. Y si bien tuvo clarísimas chances de concretarlo –una de Galeano dentro del área fue increíble- el local también pudo llevarse el partido con alguna contra.

Empate y repartija de puntos en un partido vibrante y lleno de emociones. Y en definitiva a ambos le sirvió viéndolo de sus propios ángulos: si bien el local ganaba tres a cero, desde el primer momento que Los Andes metió el tercero, todos creían que se lo daban vuelta. Por eso el punto es valioso, porque lo mantiene fuera del descenso. Y para Lomas, claro está: ir perdiendo por tres goles y empatarlo de visitante, siempre es un buen punto.


0 comentarios :

Publicar un comentario