WHAT'S NEW?
Loading...

NO DEJÓ DE INTENTAR

Por Pablo Zaccagnini
UAI Urquiza recibió la visita de Fénix en el Monumental de Villa Lynch y fue derrotado por 1 a 0 en el partido correspondiente a la 24ta fecha de la Primera B Metropolitana. Sebastián Rivas marcó la diferencia al promediar la segunda etapa luego de un primer tiempo que había sido favorable al elenco del "Furgón".
Un tiempo para cada uno es la mejor definición para el enfrentamiento entre UAI Urquiza y Fénix. Con una diferencia sustancial: los de Pilar aprovecharon la opción de gol que tuvieron y el "Furgón" no acertó en la red cuando tuvo su mejor momento.
La primera parte claramente favoreció a los de Villa Lynch. Apenas comenzado el encuentro fue el reaparecido Sergio Rodríguez el que por centímetros no llegó a mandar la pelota a la red luego de un centro rasante de Gabriel Seijo. Enseguida, un remate de López Samaniego pegó en el palo y salió, cuando Mitelmann ya nada podía hacer. Luego fue Garcete el que tuvo el gol a su merced y su remate salió desviado. Tres situaciones en casi diez minutos que marcarían la supremacía y el dominio del Furgón a lo largo de toda la etapa.
Del otro lado, Fénix mostraba muy poco. Apenas el manejo de Bozzoni y la movilidad de Lorenzo que no alcanzaron para generar situaciones netas de gol frente al arco de Matías Cano quien cumplió 150 partidos defendiendo el arco del Furgón. No era casualidad. El mérito era de los dirigidos por Guillermo De Lucca que no dejaba jugar a su rival con una presión constante.
Pero el segundo tiempo tuvo decididamente otro color. Gustavo Cisneros tomó nota de las falencias de su equipo, ajustó la defensa y adelantó las líneas. Creció la figura de Minutillo tanto en la marca como en la proyección, y Lucas Piovi ordenó al equipo para ser conductor junto a Bozzoni. UAI Urquiza, pese al dominio del Cuervo, tuvo la suya con un centro de Máximo Rodríguez que atravesó toda el área chica y nadie pudo empujarla, en la réplica, el desborde de Cadelago por la izquierda fue conectado debajo del arco por Rivas para marcar el único gol del partido.
De ahí en más, El "Furgón" fue todo entrega, garra y valentía para jugársela por el empate. Yendo al frente con toda su gente, tomando las lanzas con un Leo Céliz que fue estandarte, caudillo y emblema, que emocionó hasta las lágrimas por ser el símbolo de un equipo que dejó todo en la cancha y al que no hay nada que reprocharle. Ni siquiera en la última jugada de Seijo, que se colaba pegada al palo pero el seguro Mitelmann ahogó para desgracia del local.

0 comentarios :

Publicar un comentario