WHAT'S NEW?
Loading...

PUNTO SIN GOLES

Por Pablo Zaccagnini
En el cierre de la fecha 38 de la Primera B Metropolitana, UAI Urquiza visitó el estadio Ciudad de Vicente López en la tarde de martes para sumar un valioso punto frente a su similar de Acassuso. En un encuentro que finalizó 0 a 0, en el que El "Furgón" dio una gran muestra de carácter al jugar con diez jugadores desde los 18' de la primera parte por la expulsión de Javier Monzón, y con Matías Cano como figura destacada del segundo tiempo.
Podía parecer un partido sin mayores urgencias en esta recta final del campeonato para dos equipos que están alejados de los puestos de vanguardia. Sin embargo, tanto Acassuso como UAI Urquiza salieron a jugarlo con vocación ofensiva y buena predisposición para el espectáculo.
Pero hubo dos jugadas que iban a trastocar los planes del equipo de Germán Portanova: a los 10' de comenzado el encuentro, una fuerte entrada de Javier Monzón sobre Giménez en la mitad de la cancha determinó la primera amarilla para el talentoso volante furgonero, y a los 18' un brazo del 10 al saltar a cabecear impactó sobre el parietal de Pedreira y el árbitro Sebastián Bresba consideró que el partido se había acabado para el conductor de los de Villa Lynch. El panorama pintaba complicado para la visita, porque "El Quemero" manejaba la pelota con el buen toque de Gastón Ada volcado sobre la derecha y la movilidad del pibe Fioritti por la izquierda.
El fútbol es sin duda impredecible, y como ocurre en muchos casos, el equipo que quedó en inferioridad numérica se reordenó, ocupó mejor los espacios y robó la pelota para hacerse dueño del partido. Leo Céliz se plantó en el círculo central y con Eduardo Scasserra y Ariel Viegas a derecha e izquierda respectivamente, realizaron un despliegue fenomenal que no sólo los hizo patrones del medio, sino que nutrieron de peligrosas pelotas al movedizo Garcete y a Sergio Rodríguez para llevar cierto riesgo sobre la valla de Julio Salvá.
La segunda etapa sí fue claramente donde UAI Urquiza tuvo que sacar más el corazón y la solidaridad como equipo antes que el fútbol (que de eso también se trata este juego). Evidentemente, la "charla" de Gastón Ramondino en el entretiempo,"despertó" a los locales. Especialmente a Cáspary y Salvatierra, los experimentados delanteros del equipo de Boulogne, que pasaron de la inexpresividad de la primera etapa, a una gran movilidad en los segundos 45 minutos. Así Acassuso acorraló al Furgón y se sucedieron las jugadas que fueron transformando a Matías Cano una vez más en figura, con dos momentos salientes en que el 1 se lució por su elasticidad y reflejos. A los 3' un remate "envenenado" de Rodrigo Chao desde el borde del área se colaba por sobre el cuerpo de Cano, y el arquero se arqueó hacia atrás para sacar la pelota con mano cambiada y enviarla al córner de manera espectacular; en la otra, sobre los 34', luego de una gran maniobra personal de Minici, éste cedió atrás para el remate de Fioritti y nuevamente Matías se esforzó para, en gran forma, desviar la pelota a un costado alejando el peligro. En el medio, Cano se mostró muy seguro en cada centro y fue, junto a César Rodríguez y al emotivo despliegue de todo el equipo, columna fundamental para que el "Furgón" aguantara el "chubasco" futbolístico que le proponía Acassuso, y pudiera llevarse un punto a casa, que lo ayuda en su carrera por terminar el campeonato lo más alto posible.

0 comentarios :

Publicar un comentario