WHAT'S NEW?
Loading...

FURGÓN QUE SE AFIRMA



Por Pablo Zaccagnini
En la fría tarde del lunes, UAI Urquiza venció 2 a 0 a Talleres de Remedios de Escalada en el Monumental de Villa Lynch por la 15ta fecha del Torneo de Transición de la B Metro. Isaac Suárez sobre el final del primer tiempo abrió la cuenta y Nicolás Bauchet promediando la segunda etapa puso cifras definitivas a un partido con muchos conocidos en la vereda de enfrente, que fueron homenajeados antes del comienzo del encuentro.
Era la vuelta de viejos camaradas a una casa que supo disfrutar de su fútbol y de sus valores. Por eso el reconocimiento antes del encuentro para Cristian Aldirico, con tantos años de labor en UAI Urquiza y artífice del primer ascenso de la entidad y varios jugadores que supieron vestir y defender los colores del Furgón con gran hidalguía: Ezequiel Vidal, Javier Monzón, Darío Duete y Emanuel Ibañez.
Pero los lindos recuerdos quedaron fuera de la línea de cal apenas empezó a rodar la pelota. Porque Talleres no vino sólo a cumplir con el fixture. Claramente los del sur del Gran Buenos Aires tuvieron la intención de ser protagonistas desde el comienzo y así lo fueron. Para ello fue fundamental el orden que exhibieron los de Aldirico con una defensa muy firme y un mediocampo concentrado al máximo para cortar el juego a través de Ibañez y jugarla redonda hacia la derecha con Jaime o hacia la izquierda con Duete. El querido (y muy aplaudido por la hinchada furgonera) Eche Vidal fue la única referencia de punta, ya que Monzón y Gaona se retrasaban para enlazar el juego. Pero lo que podía parecer una carencia ofensiva no fue tal, porque el “Tallarín” atacaba en bloque y con mucha gente, aprovechando los volantes los espacios que generaba Vidal cada vez que pivoteaba.
Ese planteo táctico le complicó la vida a los de Roberto Saporiti en los primeros 20’, hasta que la dupla Viegas – Montenegro se afirmó y tomó el control del medio campo. Allí la lucha se hizo más pareja y el partido entró en un terreno donde la maña y la fuerza le ganaron al juego. Estaba claro que el partido se podía destrabar sólo a través de alguna genialidad o de alguien que se iluminara. Y fue Elías Zapata (ratificando su buen momento) quien a los 43’ dominó la pelota en tres cuartos de cancha y con gran panorama, puso un pase en profundidad para Isaac Suárez  que definió con una sutileza digna de su número 10 en la espalda para poner el 1 a 0.
La segunda parte tuvo un cariz bien distinto porque UAI Urquiza, con la tranquilidad de la ventaja, se afirmó en el dominio del juego, especialmente en la figura de Montenegro y con el gran despliegue de Maximiliano Ferreira por la banda derecha.
Pero la diferencia era sólo de un gol y Talleres mandaba su tropa al frente y creció en ofensiva, especialmente con el ingreso de Walter Ortíz, que se transformó en el conductor de todos los intentos del albirrojo en ataque.
Allí fue inteligente Saporiti al responder con un cambio que pudo haber sorprendido. Ingresó Nicolás Bauchet por Elias Zapata, de buen partido pero agotado, cuando todos apostaban por la salida de Soto Da Luz. Pero dejó al uruguayo en cancha para que aguantara con su buen físico cada pelota aérea y le generara espacios a Bauchet. Y salió bien. Porque a los 28’, cuando Talleres era un vendaval sobre el área de Pietrobono, el rubio delantero capturó un rechazo de la defensa furgonera y facturó la contra con un tiro de emboquillada sobre el cuerpo del arquero Zeiden. 2 a 0 y partido en el bolsillo. Porque pese a los esfuerzos de un Talleres que no se dio por vencido, UAI Urquiza manejó los tiempos haciendo ingresar a Leonardo Céliz. El caudillo de la mitad de la cancha (que cumplió 200 partidos vistiendo la casaca del Furgón) manejó los tiempos y el ritmo para que los minutos corrieran y los de Villa Lynch embolsaran tres puntos que lo afirman en su juego y en su ánimo sobre el final del campeonato.


0 comentarios :

Publicar un comentario