WHAT'S NEW?
Loading...

FLANDRIA CAMPEÓN, FLANDRIA NACIONAL

Foto: Prensa Flandria


Por Mario D’Odorico

El 2016 arrancó como todos los años, con la ilusión de pelear bien arriba y con la noticia de que no iba a haber un reducido y que el campeón ascendía, y para el resto nada. Pero ni el más optimista hincha canario pudo imaginarse lo que nos iba a pasar. Hoy no voy a escribir de manera parcial como cada uno de los informes, hoy voy a escribir como lo que realmente soy, un hincha canario.

Finalizada la pretemporada se nos vino el debut, varios refuerzos que se acoplaron a la base sólida armada por la dupla Orsi Gómez. Frente a Tristán Suárez me tocó vivirlo desde lejos, sin poder escucharlo ni sufrirlo, hasta que me llegó el mensaje que más deseaba, ganamos con un golazo de Bueno, que posiblemente sea uno de los mejores del campeonato. 

Ahora nos tocaba visitar a Talleres de Remedios de Escalada, inflado por TyC como si fuesen el Barcelona de la B, aunque esa noche se parecieron mucho. Fue derrota 3 x 2, pero con el empuje y el corazón casi se lo empatamos, pero ya pude gritar mis 2 primeros goles del campeonato, desde el espacio que nos dieron abajo de la platea. Y me acuerdo como si fuese hoy la reacción que tuvo Bellone cuando un plateista antes de arrancar gritaba: "Tantos años esperé ascender y me toca contra vos Flandria, equipo chico"... no me quiero imaginar lo que debe pensar hoy esta persona.

En busca de recuperarnos, recibimos a Platense, y siempre con la premisa de mantener el arco en cero, volvimos a codearnos con la victoria, esta vez con gol de, a mi criterio, la figura de Flandria, Williams "el paragua" Riveros.

Siguió San Telmo de local nuevamente, equipo duro si los hay. Era empate clavado, pero apareció el 10, el jugador distinto del canario, ese q sabes que una por partido te genera. Goñi agarro la pelota en mitad de cancha y arrancó, sólo para el arco, y se gambeteó a 3 rivales y cuando se disponía a definir fue derribado y penal, para que el "perro" González marque el gol del triunfo.

El equipo ya pintaba realmente bien, pero había que seguir trabajando. Viajamos a Comunicaciones y nos trajimos otra vez 3 puntitos para casa, con una aparición perfecta otra vez de Riveros, cuando el partido se moría en cero. Y eso tenía Flandria, siempre alguien aparecía y metía un gol.

Con la posibilidad de llegar a la cima, recibimos a un golpeado Español, pero los nervios nos jugaron una muy mala pasada y sufrimos una dura derrota por 2 a 0. Pero este es un equipo de hombres, con una fortaleza enorme. Y que mejor chance de recuperarse que enfrentando al líder e invicto Fénix. Otra vez un planteo perfecto de la dupla técnica para plantarse en el campo, Flandria fue merecido ganador con el debut en la red en este campeonato de Ema Escuredo. Y volvimos con los 3 puntos para Jáuregui, para dejar de lado el momento complicado que pasamos en el sector que nos tocó ocupar en la cancha, cuando unos simpatizantes de Fénix nos miraban bastante bastante mal, porque de periodista parcial que somos para entrar a la cancha pasamos a ser quien verdaderamente somos, hinchas canarios y sufrimos cada minuto... puteamos, gritamos y festejamos como si estuviésemos en el Carlos V.

Volvimos a jugar de local contra Estudiantes de Caseros, y cuando parecía que el gol nos era esquivo, el defensor del pincha Iribarren se convirtió un autogol que nos dejó con los tres puntos. Y cuando parecía que nuevamente nos prendíamos bien arriba, se nos vino una seguidilla negativa. Empate con Morón de visitante no teniendo un buen nivel de juego y trayéndonos un empate muy valioso por jugar mucho tiempo con un jugador menos.
El tan odiado Defensores de Belgrano, que no peleaba absolutamente por nada, nos golpeó duro y nos dejó con las manos vacías en el Carlos V, llevándose la victoria por un tanto contra cero.

Pese a los malos resultados, viajábamos a Munro a enfrentar al líder Colegiales, para poder quedar a 2 puntos de la punta y animarnos a soñar. Pero estas cosas que tiene el fútbol, nos dio una sorpresa inesperada. El mejor partido a mi gusto de Flandria en el campeonato, claramente dominador del partido dejando deslucido al líder en su propia cancha. Pero fueron cinco minutos fatídicos que hicieron que el gol de Pablo Bueno en la primera etapa sea en vano. 2 a 1 fue la derrota y volvimos golpeados a Jáuregui, a intentar reponernos rápido cuando se recibiera a Acassuso.

Viernes por la tarde recibimos se jugó dicho encuentro. Era esperable que el nivel de juego sea bajo, tras el golpe todavía latente de la derrota ante Colegiales. Flandria mereció perder, pero la suerte estuvo de nuestro lado, y sobre el final nuevamente apareció Riveros, el de los goles importantes, para que nos quedemos con los tres puntos y rompamos esa racha de tres partidos sin poder ganar.

Próximo destino, Berisso. Duro encuentro frente a San Carlos, en el que se empezó perdiendo por una falla de Musson, pero una demostración de carácter enorme del canario hizo que se pueda revertir el resultado con los goles de González y de Zárate y nos llevemos la victoria por dos tantos contra uno.

Llegó la visita de Barracas, nuevamente entre semana. Flandria volvió jugar bien y se llevó la victoria con un zapatazo de Altuna desde aproximadamente 25 metros. Con un Colegiales en caída libre en el torneo, se visitó a Riestra con la gran chance de volverse puntero del torneo. El empate en cero que pudo ser derrota tranquilamente, nos dejó en lo más alto del torneo, empatando a Colegiales.

En el Carlos V recibimos a Armenio, con la obligación de sumar de a tres porque el promedio lo acechaba y se encontraba cerca del descenso. Increíblemente, la visita se vio muy conforme con el empate que obtuvo, lo que ya empezaba a levantar sospechas de cierto “incentivo” a los rivales que se vendrían en la recta final del campeonato para sacarnos puntos por parte de Atlanta. En este partido, nuevamente la surte estuvo de nuestro lado y el palo no permitió que Rojas anotara de penal. Con este empate, Flandria quedó como único líder del torneo por primera vez en el torneo, punta que no iba a dejar nunca más.

Visitó a UAI Urquiza en Villa Lynch, cancha que hace dos años atrás fue la cancha en la que el canario perdió la categoría y descendió a la Primera C, lugar que dejaría en menos de 6 meses para volver a la Primera B Metro. Partido muy disputado y trabado, nuevamente con un rival que parecía cómodo con el empate. Pero la dupla sabía el estilo de juego arriesgado de UAI para salir tocando desde el fondo, e indicaron a los delanteros que presionen en ese sector. Así Goñi robó la pelota en una salida y enfrentó al arquero que tapó su remate, pero en el rebote Zárate anotó el gol. Fue una victoria importantísima y nuevamente por un gol contra cero y con la valla invicta, dato no menor.

Llevándole dos puntos a Atlanta y con chance se ser campeón, se recibió a Almirante Brown. De fiesta se vistió el Carlos V, con un marco excepcional. Cerca de7.000 almas alentaron al equipo. Pese a todo intento por hacer tiempo de Migliore, el canario buscó como pudo el gol. Los nervios ya eran un jugador más y parecía que la victoria no iba a llevar. Transcurría el minuto 84 y salió una contra rápida, Pérez comando el ataque y abrió para el Lobo Montenegro que remató de zurda y rebotó en un defensor, y tras una pifia para despejar, Sosa convirtió el gol soñado, el que nos daba el ascenso. Fue quizá el gol más festejado en la historia del club. Pero somos Flandria, y si no se sufre no sirve. La noticia de que Atlanta dio vuelta su partido ante Platense y ganó por dos a uno, dándolo vuelta en tan solo 8 minutos del final, nos llevaba a una final mano a mano en Villa Crespo. Pero había más, a los 90 minutos, un cabezazo por parte de un atacante de Almirante dio en el palo y de milagro Griffo no se convirtió un autogol. Con la victoria de ambos equipos, Flandria mantuvo la diferencia de dos puntos ante Atlanta y con el empate en Villa Crespo le alcanzaba para ser campeón.

Plagado de sospechas de arreglos de árbitros y líneas, fuimos a Villa Crespo. Complicado para asistir a la cancha, sin un espacio físico seguro donde ver el partido (rodeados de policías en un sector de la platea) vivimos el partido. Flandria fue Flandria, puro sacrificio en mitad de cancha, la defensa que se cansó de despejar todo intento de ataque del bohemio, Griffo tapando un mano a mano terrible y errando algún gol también, porque esa fue la única cuenta pendiente de Flandria, poder anotar más goles en el torneo, aunque poco importó. Los minutos fueron pasando en un reloj de arena, los 95 minutos más largos del mundo. Hasta que llegó el momento soñado, el árbitro pitó el final y creo que nadie pudo prestar atención a lo que pasó en la cancha, las lágrimas de emoción nos invadieron a todos los presentes y a los que lo vivieron en la pantalla gigante que se instaló en la sede del club, y todos nos unimos con un abrazo interminable. A partir de ese momento empezó la fiesta, EL PUEBLO ESTÁ DE FIESTA, FLANDRIA ES NACIONAL.


1 comentario : Leave Your Comments