WHAT'S NEW?
Loading...

SE ESCAPÓ LA VICTORIA


Sportivo Barracas igualó 1 a 1 de visitante ante San Miguel en el marco de la 3ra fecha del Torneo de Primera C. El gol del Arrabalero lo estampó Félix Orode –el primero con la casaca de Sportivo Barracas-. A pocos minutos del final, Scarnato selló el definitivo empate.
Una particularidad o curiosidad resalta como dato estadístico de las primeras tres fechas donde dos se jugaron en condición de visitante. Tres empates, tres goles a favor, 3 en contra, 3 puntos, en los 3 encuentros arrancó ganando elArrabalero.  No se ganó, tampoco se perdió. Sumar siempre es saludable y sabido es que las canchas y estadios de la categoría ofrecen sus variables de dificultad.
En Los Polvorines el equipo local hizo sentir de entrada su estrategia. Mucha presión en el medio, asfixiante para neutralizar la característica más importante que tiene el equipo de la dupla Damián Infante y Claudio Vidal. El juego por abajo. A eso apuntó San Miguel. Impedir, cortar el circuito de juego y a partir de allí instalarse arriba para llegar cuando pudiera al área de Walter Cáceres.
El Arrabalero de a poco se fue acostumbrando a la situación. Nunca desistió en el intento y buscó sorprender por afuera, tanto con Mauro Boaglio como con Félix Orode. La primera mitad fue para el local que también tuvo sus chances. Cáceres siempre respondió a la altura de las circunstancias y desactivó el grito de gol en un par de oportunidades.
El entretiempo marcó el punto de quiebre esperado. Primero porque Sportivo Barracas interpretó cómo desenmarañar la presión de la mitad y cómo ser punzante. San Miguel dejaba sus huecos por la derecha de su defensa. Centurión, el lateral derecho se sumaba repetidamente al ataque y nadie cubría sus espaldas. Tanto Marcelo Burzac como Boaglio se beneficiaron.
Por ese sector llegó el desnivel cuando Boaglio quedó en la disyuntiva de rematar directamente o centrar. Optó por lo segundo, un desvío y la pelota que deriva hacia atrás. Félix Orode la midió, y luego del pique en su punto más alto la prendió de cachetada para que se clave al medio y arriba. Un dispara hermoso que conjugó precisión y potencia. Todavía quedaba tiempo.
Si con la igualdad el local buscaba, aún más lo hizo en la desventaja. Le sumó mayor agresividad, con faltas tácticas para evitar los contragolpes. Sportivo Barracas no se desesperó y también debió redoblar esfuerzos para frenar el desordenado avance de San Miguel. Algunas contras se vislumbraban pero ninguna quedó clara para dar la estocada final.
Muchos balones detenidos tuvo a su favor San Miguel. En un córner y a poco del final encontró su suerte. Cabezazo hacia adentro y allí estaba el delantero Scarnato para empujarla a la red. Terminó mucho más entero Sportivo Barracas. Creó varias opciones de gol y debió ganarlo ya que San Miguel no estaba a la altura de soportar el golpe por golpe.
Párrafo aparte para la terna arbitral. Una vez más Diego Colombo no dio la talla. Está claro que maneja con un criterio erróneo muchas situaciones de juego. Permite el juego brusco, no sanciona con amonestaciones los hechos bien delimitados por el reglamento. Vale aclarar que el mayor perjudicado fue Sportivo Barracas. Los asistentes no cumplieron bien su función. Sobre todo Alejo Frega quien siempre levantó el banderín, en todas, sean dudosas, claras o erróneas. Matías Irivini tampoco estuvo acertado.
Más allá de números, cada partido en un huella distinta sobre otra. La marca que construye el Arrabalero es una continuidad de trabajo y crecimiento. Experiencias que sirven para el futuro. Los rivales toman nota del juego, se preparan para contrarrestar la preparación, el dominio y el protagonismo que siempre asume de principio a fin de cada encuentro. 

Prensa Sportivo Barracas

0 comentarios :

Publicar un comentario