WHAT'S NEW?
Loading...

ASCENSO RETRO: SAN LORENZO 1982


Foto: MundoAzulgrana.com




Por Tomas Fonseca

Tras el silbatazo final en la cancha de Ferro que decretó la derrota frente a Argentinos Juniors por la última fecha del Torneo Metropolitano de 1981, San Lorenzo se convirtió en el primer equipo de los denominados “grandes” que descendió a la B desde 1931, cuando el fútbol empezó a ser rentado oficialmente.

Golpe inmenso para el Ciclón, que junto con la pérdida del Viejo Gasómetro de Avenida La Plata en 1979, son acaso los dos hitos más negativos en la rica historia que tiene el club tanto en el fútbol argentino como en el internacional.

A pesar del cimbronazo que causó la perdida de la categoría, lejos de hundirse, San Lorenzo logró rápidamente regresar a Primera, no sin antes dejar su huella y mostrar una identidad futbolística bien marcada en su paso de una temporada por la segunda división.

La génesis
Antes de empezar a disputar la Primera B en 1982, San Lorenzo tuvo que afrontar, ya estando descendido, el Torneo Nacional 1981. Este certamen lo utilizó para perfilar algunos lineamientos para lo que vendría al año siguiente, empezando por darle continuidad en la dirección técnica a Juan Carlos Lorenzo y poner en cancha a juveniles que luego serían piezas claves en el ascenso como Insúa y Rinaldi. El elenco de Boedo cumplió un discreto papel en su zona, terminando cuarto entre siete participantes y a partir de allí empezó a construir el operativo retorno.

El torneo de la B
Estuvo integrado por 22 equipos, todos de Capital y Gran Buenos Aires, a excepción de Colón de Santa Fe. Fue una contienda de 42 fechas (todos contra todos, ida y vuelta) con nombres rutilantes dentro del fútbol vernáculo; de verdaderos pesos pesados. Para la tabla de posiciones se dividió a los equipos en dos zonas. Quien tuvo más puntos en la tabla general ascendió directamente, mientras que los cuatro mejores de cada zona, sacando al campeón, jugaron un octogonal por el segundo ascenso.

Zona A: Gimnasia (LP), Chacarita, Almirante Brown, Deportivo Español, Deportivo Armenio, Los Andes, Arsenal, Colón, Tigre, Talleres (RE) y Argentino de Quilmes.

Zona B: San Lorenzo, Atlanta, Banfield, Temperley, Italiano, Defensores de Belgrano, Lanús, Estudiantes (BA), El Porvenir, Deportivo Morón y All Boys.
  • Campeón (1° Ascenso): San Lorenzo
  • Ganador del Torneo Reducido (2° Ascenso): Temperley
  • Descendidos a Primera C: Talleres (RE) y Argentino de Quilmes
1982, ocaso o reivindicación
La empresa de devolver al “Ciclón” a su lugar de privilegio y de pertenencia en Primera División no era (ni fue) sencilla. No obstante, pudo concretar su objetivo con creces y retornar a la brevedad, en tan solo un año. No alargar su estadía en la B fue un factor clave a la hora de pensar en la supervivencia de la institución en los años posteriores. Fue un período bisagra para San Lorenzo, que lejos de sepultarlo, lo hizo reconciliarse con su historia, su fútbol y generan nuevamente identificación con hinchas propios, pero también ajenos.

Fue tanto el entusiasmo y el acompañamiento de los fanáticos azulgranas en la campaña, que Ferro le quedó chico para hacer de local y tuvo que mudarse a Vélez. Sumado a esto, desde AFA salió una reglamentación que dispuso que los clubes que enfrentaban a San Lorenzo en calidad de locales debían jugar en estadios con una capacidad mínima de 30.000 personas. La incorporación de San Lorenzo al campeonato de 1982, revolucionó la B, al punto de venderse la excepcional cantidad de 1.690.053 entradas. Y el “Cuervo” estableció un promedio de 17.766 boletos por partido.

Desarrollo del torneo; dos pilotos y muchos números
La primera rueda estuvo comandada casi en su totalidad por el “Toto” Lorenzo. Lo hizo de la primera a la decimoctava fecha, cuando aceptó una propuesta para dirigir a Vélez. Ganó sus primeros cinco partidos de manera consecutiva y la racha se cortó en la sexta fecha, en el empate contra Tigre el 13 de marzo en el estadio de River, lo que es considerado hasta el día de hoy cómo el partido de Ascenso dónde más gente hubo: cerca de 74.000 personas.

En total, con Lorenzo como entrenador, obtuvieron en 18 fechas, 26 puntos, producto de 9 triunfos, 8 empates y solo una derrota, contabilizando un rendimiento del 72,22% (en ese momento se otorgaban 2 unidades por partido ganado).

El guante como DT para cerrar la primera ronda y encabezar la segunda, lo recogió el destacado José “Piojo” Yúdica, quien debutó en su función el 13 de junio con victoria sobre El Porvenir. La primera ronda finalizó con un San Lorenzo puntero absoluto con 29 puntos, con cinco de ventaja sobre sus escoltas Gimnasia y Esgrima de la Plata, Chacarita e Italiano. Once triunfos, siete empates y tres derrotas, con 31 goles a favor y 15 en contra fueron los números en esta etapa del campeonato. Con el “Piojo” propiamente, San Lorenzo en 24 partidos colectó 32 puntos gracias a 14 victorias, 4 empates y seis caídas, consumando un 66,66% de eficacia.

Estadísticamente al finalizar el torneo, la institución de Boedo obtuvo 57 unidades en 42 fechas, como resultado de ganar 23, empatar 11 y caer en 8 oportunidades. Su rendimiento fue del 67,85%. Le sacó 8 puntos de diferencia a su escolta en la tabla general, Gimnasia (LP). Convirtió 56 goles y le anotaron 37 veces, la valla menos vencida del certamen.

El día “A”
En la fecha 39 (30-10-82), San Lorenzo jugó con el Deportivo Español en cancha de Boca. El 0 a 0 de aquella jornada le aseguró el primer puesto, pero todavía no lo dictaminaba como campeón.

El día de la consagración fue el 6 de noviembre en cancha de Vélez. Aquel día formó con Quiroga, Comelles, Biaín, H. Moreno, Héctor Osvaldo López, Quinteros, Insúa, Batalla, Héctor Raúl López, Rinaldi y Morel. Con sumar un punto bastaba para alzar el título y el azulgrana le ganó 1-0 a El Porvenir con gol de penal de Rubén Darío Insúa faltando 9 minutos para el final. A los 42 minutos del segundo tiempo, los hinchas invadieron el campo de juego y el partido no continuo ni el resultado se modificó, por lo que San Lorenzo fue campeón y ascendió a la “A”.

Figuras
Tuvo su imagen máxima encarnada en Jorge Rinaldi, que con 19 años fue el goleador del campeonato con 16 goles. También en el departamento de goleo aportaron sus significativas cuotas Héctor Raúl López con 12 tantos y Rubén Darío Insúa con 11 dianas.
La faceta defensiva fue un bastión del equipo (valla menos vencida), y es menester mencionar al arquero y la línea de 4 del fondo que salía prácticamente de memoria:
Oscar Quiroga; Pablo Comelles, Hugo Verdecchia, Hugo A. Moreno y Héctor Osvaldo López; Aparte de los nombrados, algunas de las figuras del plantel eran Osvaldo Biaín, Rubén Cousillas, Armando Quinteros, Leonardo Madelón y Hugo Paulino Sánchez. 

El regreso concretado
Al año siguiente en Primera División, el rendimiento futbolístico no mermó y el entusiasmo de sus hinchas tampoco. Salió segundo del Metropolitano 1983 con el “Bambino” Veira de director técnico, incluso teniendo opciones matemáticas de consagrarse hasta en la última fecha, en un campeonato que a la postre se llevó el Independiente del “Pato” Pastoriza. Y en esta temporada, los fanáticos siguieron en la tónica del fervoroso acompañamiento que tuvo para con el equipo en la B, y quedó primero en la tabla de venta de entradas de ese año en la “A”.

El “Ciclón” volvió y ya nunca más perdió su lugar en el circuito de élite del fútbol nacional.  


Foto: josecarluccio.blogspot.com



0 comentarios :

Publicar un comentario