WHAT'S NEW?
Loading...

El Calamar hunde al Gallo


Por Matias Colinas:
@cdmatias

Deportivo Morón cayó sin atenuantes ante Platense por 3 a 2 y se hunde tanto en la tabla general como la de los promedios. El calamar mostró un muy buen nivel y de no haber sido por su ineficacia podría haber goleado.

Tanto en el fútbol como en la vida, uno puede tocar techo o tocar fondo, el problema está precisamente en la falta de lo segundo, o sea, no tocarlo. El Club Deportivo Morón se ha acostumbrado a perder cada fecha y, en la gran mayoría de ellas, estrepitosamente. En la previa, Morón parecía haber vislumbrado una luz al final del camino tras su victoria por 3 a 2 ante Defensores. Por su parte, Platense había quedado libre la fecha pasada y gozaba las mieles de su triunfo ante DEFE hacía dos fechas.

El partido arrancó como de costumbre: Morón refugiado y recibiendo un gol antes de los 15’. Zacarías con pierna derecha remató abajo ante la débil reacción de Migliardi para abrir el marcador. Con un equipo que arrasaba en todas las líneas del terreno de juego, el gallito fue un mero espectador de una paliza que de no haber sido por las salvadas de Chiche, hubiese terminado en goleada.

El segundo tiempo mostró al visitante insinuando a través de Akerman, con Iglesias lejos del área pero pivoteando y Viturro con movilidad. Sin embargo, un mal tiro libre del 10 generó una contra que terminó con el segundo gol calamar por intermedio de Blanco, quien definió entre las piernas de Migliardi.

Cuando parecía que definitivamente la goleada se consumaba, llegó el milagro: A los 10’, Iglesias (marcado por cuatro hombres) de espaldas al arco, como en todo el partido, logró asistir a Vieytes quien tiró un centro y se transformó en gol tras un grosero error de Bernaccia, quien tuvo una pésima actuación. Sin embargo, poco le duró la alegría: al minuto, Lamanna remató con cara interna al travesaño y a los 17, tras un sonso penal hecho por Gonzalez, marcó el 3-1.

El partido durante varios minutos transitó por el terreno del letargo pues el local manejaba la pelota como quería y siempre estaba al filo del gol. De no haber sido por el gol de Iglesias a los 32’ y la floja actuación de Vernaccia, la parcialidad local hubiera disfrutado de un partido sumamente tranquilo con aire a goleada.

Para Platense aún quedan chances remotas de pelear por ser campeón. Para Morón, solo queda desear que la pesadilla acabe cuanto antes. Lo concreto es que Morón no tocó fondo y, para cuando caiga, realmente se dará cuenta cuánto se ha lastimado.


0 comentarios :

Publicar un comentario