WHAT'S NEW?
Loading...

Póker de definición

Telam


Por Tomas Fonseca

Solamente quedan vivos cuatro clubes en la Copa Argentina 2019. El triunfo 2-0 de Lanús sobre Independiente en el último partido de los cuartos de final dejó estipulados a los semifinalistas del certamen. Además, este cotejo implicó para el elenco de Zubeldía obtener el premio económico de 1.970.000 pesos y significó el final del ciclo de Sebastián Beccacece al mando del “Rojo”.

Todavía sin definición respecto de los días, horarios y sedes para la disputa, pero seguramente a llevarse a cabo en el transcurso de noviembre y con grandes posibilidades de que sean en las fechas FIFA de dicho mes, las semifinales serán: River Plate (Superliga) contra Estudiantes de Buenos Aires (Primera Nacional), a priori el 14-11 y Central Córdoba de Santiago del Estero (Superliga) antes Lanús (Superliga). De ahí saldrán los finalistas para el miércoles 27 de noviembre.

El único representante del ascenso es la institución de Caseros, que empezó el año jugando la copa como equipo de la Primera B Metropolitana y hoy lo encuentra como uno de los protagonistas tanto a nivel numérico como futbolístico de la segunda categoría del fútbol argentino.

Los conducidos por Diego Martínez despliegan un estilo de juego agradable y ofensivo en su divisional y no será la excepción cuando mida fuerzas con el vigente campeón de América. 

Estudiantes en la Primera Nacional ostenta una campaña de 21 puntos, producto de 7 victorias y tres derrotas, siendo el único escolta del líder Atlanta (25 unidades) en la Zona A. Además, cuenta en su historial con el antecedente de haber eliminado a River de la Copa Argentina. Lo hizo en la edición 2013, cuando el DT del “Millonario” era Ramón Díaz, en el marco de los 16vos de final. Lo venció en Catamarca por 1-0 con gol de Pablo Ruiz, siendo en ese momento Fabián Nardozza el entrenador del “Pincha”.

Para River, la Copa Argentina no es el objetivo primordial del semestre, pero en estos tiempos dulces de títulos, ve con buenos ojos sumar otro cetro a sus vitrinas. Central Córdoba busca imperiosamente puntos en la Superliga para mantener la categoría, pero ser campeón le daría acceso a una copa internacional, sumando a sus arcas los dólares provenientes de la Conmebol por jugar competición continental. Lanús encontraría en ganar el certamen la cristalización del proceso de reconstrucción identitario que viene haciendo con Luis Zubeldia, sumado a estar nuevamente en la palestra de los equipos protagonistas.

¿Podrá Estudiantes dejar a estos contendientes atrás, todos con más presupuesto y pertenecientes a primera división? Y de hacerlo ¿sería una sorpresa o la consecuencia de proyecto futbolístico e institucional consolidado?

Al campeón lo espera Racing para jugar la Supercopa Argentina el viernes 17 de enero de 2020.

0 comentarios :

Publicar un comentario